Nada personal, solo negocios

A rodar, vamos a rodar

Estoy segura de que Ildefonso Guajardo debe tener en sus oficinas de la colonia Condesa una sala de mapas, muy al estilo del Imperio Británico, donde marca con banderitas verdes (rojas no creo, blancas no se notarían) los puntos donde se ubican las inversiones de nuevo cuño en la industria automotriz.

Pesquería: mil millones de dólares (mdd) de Kia Motors; Irapuato: mil 200 mdd de Ford (que por cierto el lunes pone su primera piedra ahí de su nueva planta de transmisiones); Apaseo el Grande: mil mdd de Toyota; Puebla: mil mdd de Volkswagen para expandir su planta… Y qué decir de meses pasados: Celaya y Honda, Salamanca y Mazda, Ramos Arizpe y General Motors, BWM y San Luis Potosí.

Casi todas esas iniciativas tienen lugar en cuanto a inversiones en capacidad nueva, o sea, flamantes plantas para fabricar autos. De hecho, un estudio de la Oficina de Investigación Automotriz y Vehicular de la Universidad de Windsor, Canadá (OAVR), afirma que entre 2010 y 2014 las armadoras internacionales destinaron 48 mil mdd para inversión en nuevas plantas para producir vehículos completos.

En ese reporte, México (con 9.3 mil mdd) fue el segundo receptor de recursos, detrás de China (que recibió 29.4 mil mdd) y por encima de Estados Unidos (7.7 mil mdd) y Brasil (7.6 mil mdd).

Por otro lado, desde su imaginaria (aunque estoy segura de que es real) sala de mapas, Guajardo afirma que la administración del presidente Enrique Peña Nieto cerrará en 2015 tres años fantásticos de compromisos de inversión: 25 mil millones de dólares en toda la cadena de abastecimiento automotriz; es decir, de vehículos nuevos a autopartes y servicios…

En ese sentido, me quiero enfocar en una noticia que precisamente hoy se da y que constituye la más reciente banderita verde plantada en San Luis Potosí. Y es que Goodyear invertirá 550 millones de dólares en una planta de llantas. Y claro, tiene todo el sentido del mundo: México cerrará este 2015 con casi 4 millones de vehículos fabricados y todos deben salir rodando. Ya sea Goodyear, Bridgestone (que apenas marcó un hito con su llanta 100 millones fabricada en México y celebró con una nueva inversión de 40 mdd), o la india JK Tyre (dueña de Tornel), el país también se apunta un boom de llantas.

Un reporte de Frost indica que el mercado aftermarket (las piezas que no vienen de fábrica y se compran aparte) generó ventas por 4 mil 500 mdd en 2014 y crecerá 7.4 por ciento anual los próximos cinco años. Esas son muchas llantas para poner al país a rodar, y a Guajardo a aumentar sus banderitas verdes.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson