Nada personal, solo negocios

Los recortes demandan transparencia

El viernes el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, anunció un recorte al gasto público por 124 mil 300 millones de pesos.

Si bien se enumeraron los volúmenes a ajustar por dependencia, es importante saber en qué —dentro de cada secretaría o empresa productiva del Estado— se va a aplicar el ajuste.

“Me parece que es una decisión responsable, pero tienen que ser mucho más transparentes y explicar exactamente en qué se gastan los presupuestos y ahora dónde lo recortan”, me decía Luis Serra, director de Desarrollo Económico, Energía y Cambio Climático del Cidac.

Si algo se ha pedido en todas las reformas y más intensamente en los últimos meses en medio de licitaciones fallidas, ha sido transparencia.

Ahora el mayor ajuste se dará puertas adentro de Pemex y no se conoce a qué se aplicará ese tijeretazo de 62 mil millones de pesos. 

Si bien el secretario aclaró que la decisión de los rubros a recortar cae en manos del Consejo de Administración de la petrolera, es importante que inmediatamente informe en qué áreas aplicará los ajustes.

Otro tema con Pemex es analizar si era el mejor momento para aplicar el recorte. ¿Poner a dieta al maratonista justo cuando lo mandamos a correr una carrera? Esta sería la analogía a pocos meses de convertirla en empresa productiva del Estado y a punto de sentarla en la competencia internacional con los gigantes globales con la apertura del sector.

Y al seguir con el mismo rubro y con el tema de la transparencia, falta aún saber un dato importante: en qué usa el gobierno el excedente por la compra de gasolina a bajos precios internacionales.

Porque mientras el precio de venta final de la gasolina no se ha movido en el país, el gobierno la compra en el mercado internacional a precios muy bajos. “De hecho, el año pasado la diferencia llegó a ser de 40 por ciento y ahora puede estar en 60 por ciento. Es una de las razones por las cuales se bajó el precio en la zona fronteriza”, agrega Serra.

Los ajustes son sensatos en cualquier crisis (o antes de que haya una), pero la claridad de los cómos son tan o más importantes.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson