Nada personal, solo negocios

De puentes, puertos y pendientes

Comentábamos cómo el gobierno planea irse casi a las michas para generar los recursos necesarios para darle un vuelco a la infraestructura del país. La administración federal quiere poner 4 billones de pesos y que la iniciativa privada aporte 3.7.

El reto es que el Presidente tiene que superar una inercia derivada de datos de 2000 a 2010. Durante los gobiernos panistas, incluyendo el “sexenio de la infraestructura”, llamado así por Felipe Calderón, la IP no fue tan participativa como Enrique Peña Nieto quiere ahora. De hecho, según datos del Banco Mundial, el sector privado apenas puso 18% a proyectos de infraestructura. Esto es, 30 puntos porcentuales menos de lo que se busca.

La ruta a seguir para construir puentes, puertos, autopistas que necesitamos es convencer a las empresas de que vale la pena poner más que los 20 pesos de cada 100 que destinó en los sexenios pasados.

Ya hay parte muy avanzada en los 743 proyectos que el gobierno anunció el lunes. Como muestra tenemos los que CG/LA incluye en su ranking de las obras más grandes en América Latina para este año y los que siguen. Según esta consultora, siete obras en proceso en México están entre los 100 “proyectos estratégicos de infraestructura” más grandes en la región, tanto por monto como por dimensiones. En total, las siete iniciativas suman 156 mil mdp.

El mayor proyecto es el nuevo aeropuerto para la zona metropolitana del DF y que podría implicar unos 4 mil mdd, lo mismo que la reconfiguración (si se da) de la refinería de Tula. Luego sigue el tren DF-Toluca y la terminal de contendores en Lázaro Cárdenas.

En el último reporte de McKinsey: “A Tale of Two Mexicos”, la consultora alerta sobre la necesidad de que se mantenga un ritmo de inversiones en infraestructura que compense los pronósticos de crecimiento de la economía. Según ellos, necesitaremos meter unos 71 mil mdd por año de aquí a 2025. “Solo así se dará soporte al crecimiento y se satisfarán las necesidades de una economía en expansión y quizá hasta atender los temas de inclusión económica de una vez”.

¿Se animarán el gobierno, las empresas, los financiadores y demás involucrados a invertir bien, de forma inteligente y con miras al futuro? El gobierno y muchos en la comunidad de negocios creen que sí.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson