Nada personal, solo negocios

El nuevo Santa Fe que parirá el aeropuerto

La noticia de negocios ayer fue el anuncio de los detalles de la obra del nuevo aeropuerto capitalino.

Antes de la reunión, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, adelantó algunos datos de esta obra “que se terminará en el siguiente sexenio”. Entre los puntos reveladores fueron

1) Un bosque que fue tiradero

“Así como Santa Fe, queremos que el bordo oriente se convierta en un área de alto valor”, dijo Miguel Ángel Núñez, ex gobernador de Hidalgo y CEO de Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México.

El plan incluye un área que será “el mayor bosque metropolitano, dos veces el tamaño de las tres secciones de Chapultepec”, aseguró Ruiz Esparza. Allí se sumarán centros de estudios, de negocios, áreas de recreación y deportivas. “Una zona de esparcimiento, como Santa Fe, que puede generar ingresos que por mucho cubran los costos del aeropuerto”, agregó el secretario.

Además se duplicará la superficie de las lagunas. De mil 700 a 2 mil 700 hectáreas.

2) Se paga solo

“Es una obra autosustentable, la mayor parte de la obra sea autofinanciada por los ingresos del propio aeropuerto”, explicó Ruiz. “Se pagará con flujo y deuda”, acotó Federico Patiño, quien llevará la ingeniería financiera del proyecto.

La nueva empresa es una paraestatal del gobierno federal y cuyo principal activo será el aeropuerto actual que con su actual flujo (en buena parte por el TUA a los pasajeros que genera unos 300 mdd de ingresos al año) apoyará financieramente la obra. De los 10 mil mdd que costará la obra, 6 mil se buscarán captar en los mercados. “Habrá fondeo de corto plazo según avance la obra y de largo plazo con una emisión de bonos a 30 años”, dijo Patiño.

El gobierno estima que en dos décadas se cubra toda la inversión.

3) Un director de orquesta internacional

El gobierno tiene pensado contratar a un ingeniero maestro que lleve este proyecto de manera integral. “Necesitamos un experto mundial que dirija la obra”, dijo Esparza. La idea es contratar a una empresa multinacional que coordine las obras “con empresas constructoras locales”.

Las obras empiezan esta semana: una parte de las primeras obras  hidráulicas y de drenaje (no dieron datos de la empresa que lo hará) que demandarán los primeros 16 mil mdp del proyecto.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson