Nada personal, solo negocios

La nueva "Ruta de la Seda" es digital

Lo único que cambian son las formas. Eso pensaba cuando le di click al carrito de compra en el sitio de la cafetalera costarricense Britt y ordené un paquete de café Poás.

Así que alertada por un estudio de PayPal sobre las actividades de exportación de muchas empresas latinoamericanas, decidí probar si se puede comprar ese café en línea.

Y funciona, lo mismo que otros productos considerados materias primas, como reporta Radius Global, una firma de estudios contratada por PayPal para averiguar el nivel de involucramiento de las Pymes en el comercio electrónico internacional.

Según el análisis, hay un potencial de 105 mil mdd en “comercio transfronterizo” a escala global y hay un nicho específico que las firmas latinoamericanas pueden explotar: las especias y las materias primas.

A tono con la evolución en todos los nichos, las vías eternas del comercio se mueven por la red. Si bien en otras épocas las rutas comerciales causaron conflictos y guerras, ahora son muestra de progreso. Radius Global denomina a este fenómeno la Nueva Ruta de las Especias.

Algunos ya aprovechan esta avenida, como Verde Balam, que vende vainilla de Papantla desde su sitio. Otros utilizan a Amazon.com, MercadoLibre o eBay para colocar chocolate, zacate, canela, pepitas de calabaza… una cornucopia que da pie a una verdadera ruta de especias, pero ahora por internet.

PayPal dice que hay por lo menos 400 compañías con actividades exportadoras en la región cuyas ventas en línea representan 40% de sus ingresos y muchas de ellas venden productos autóctonos, artesanías… sol y playa, inclusive, pues proveedores de servicios turísticos también forman parte de esta ruta.

Según José Fernández da Ponte, director de e-commerce Internacional de PayPal, el comercio digital transfronterizo “es la nueva ruta que sigue conectando al consumidor con el mercado” sin que se interpongan las fronteras físicas.

Como decían los clásicos que construyeron los enormes malls en EU, “Tú constrúyelos, ya vendrá la gente”. Así se ha montado en línea la capacidad de vender, pero no se ha visto ni la punta del iceberg. En México, en especial, donde, a pesar del enorme tamaño de muchas firmas minoristas, no ha salido ningún gallito que se le oponga por ahora a Amazon.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson