Nada personal, solo negocios

El otro negocio que explotó con Oceanografía y HP

¿Las empresas saben realmente quiénes son sus clientes? ¿Las corporaciones conocen a sus proveedores? ¿Saben quiénes son sus empleados? Lo cierto es que solo 15 de cada 100 realmente revisan los papeles de la gente con la que van a trabajar o negociar.

Estas preguntas son el pasaporte de entrada de un nuevo modelo de consultoría que está explotando a la misma velocidad de los escándalos de corrupción como los de Oceanografía, HP o Siemens: las agencias de verificación de personas.

“Nuestra tarea es cuidar la reputación de las empresas. Nos dedicamos a verificar las personas y socios para las empresas, nos dedicamos al background check”, explica David Robillard, ex directivo de Kroll que ahora, desde su empresa MultiLatin, comprueba en toda Latinoamérica que los ejecutivos sean quienes dicen ser, hayan estudiado lo que muestran en su CV, tengan la experiencia que ofrecen y su historial penal.

Y tiró un dato: 27% de los 400 ejecutivos que entrevistaron/investigaron en 2013 mintió con su título y 6% tenía antecedentes penales.

El 85% de las empresas en el país no investiga a sus empleados ni a sus proveedores. “En el caso de Oceanografía, nadie revisó que desde 2007 la empresa tenía un amparo por fraude a Pemex”, agrega Robillard.

Hoy sus principales clientes son multinacionales y su negocio tendrá un auge este año que se despiertan las inversiones internacionales con la reforma energética. “Estamos trabajando con firmas de Canadá, EU y Europa que están asociándose para las rondas del negocio energético”, explica Robillard. En la mayoría de los casos, los interesados en las nuevas oportunidades post reforma forman un triunvirato con una empresa con know how en el tema (generalmente extranjera), capital mexicano o de private equity, y ex funcionarios de gobierno que aporten el know who local. “En este último grupo es donde estamos investigando para nuestros clientes”, agrega el presidente de MultiLatin, “siempre aplico en todos los casos el olfato de la malicia”.

Ya hay consultores que hacen negocio sospechando de todos y revisando la vida de los futuros socios de sus clientes, a quienes les confiarán sus inversiones y su reputación.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson