Nada personal, solo negocios

KIA: de la incertidumbre a los récords

La planta mexicana de KIA Motors fue uno de los temas nodales de la campaña y los primeros meses del gobierno de Jaime Rodríguez en Nuevo León.

Los acuerdos que la armadora había cerrado con Rodrigo Medina —y que la nueva administración desconoció desde su llegada— estuvieron a punto de hacer naufragar esta inversión de 3 mil mdd.

Pasada la tormenta y aceptando otorgarles obras de infraestructura y concesiones fiscales por cinco años que suman unos 5 mil 268 mdp (e incluso con giras oficiales de El Bronco a Seúl para atraer más inversiones al estado), KIA México comenzó a dar mejores noticias a Corea del Sur.

“El viernes se fabricó el auto número 100 mil de la planta de Pesquería, con lo que batimos el récord de la planta de KIA que más rápido cruzó esta cifra de todas las que existen en el mundo”, dice Horacio Chávez, managing director de KIA Motors México.

Este número es solo siete meses después de puesta en marcha de la planta y el plan es cerrar 2016 con 107 mil unidades producidas de sus dos versiones del modelo Forte. Cada 53 segundos sale un auto terminado de esta terminal.

Si bien 88% de los vehículos son para exportación (EU y otros ocho mercados), otro de los datos que ha sorprendido a la marca es el crecimiento en el mercado interno: en los últimos seis meses de 2015 vendieron 11 mil vehículos, mientras que hasta ahora ya suman 52 mil en México. En junio de este año abrieron 25 concesionarias de un solo jalón, con las que ya suman 73 agencias en 94% que cubren 84% del territorio nacional. En un año y medio consiguieron lo que a Mazda le llevó 10 años: ser la octava red de concesionarios del país.

“Con estos datos, nos animamos a sumar un nuevo turno el año que viene para cerrar el 2017 produciendo 300 mil unidades al año y con un tercer turno en 2018 cubrir la capacidad instalada de 400 mil”, abunda Chávez. Esto sin duda aumenta también el número de empleos. Ahora son 7 mil operarios que subirán a 14 mil en un año más (de los cuales 90% son mexicanos, aclara el directivo).

Además, en un mes comenzarán a fabricar dos nuevas líneas desde Pesquería: los modelos Río sedán y Hatchback.

A pesar de las promesas de campaña de Donald Trump (desde la renegociación del TLC al aumento de los aranceles), “en Kia no vamos a cambiar ningún plan de inversión, porque nuestra intención siempre fue desde México no solo proveer a EU y Canadá, sino también a más de 60 países”, agrega el ejecutivo.

Y preparan todo para el lanzamiento el próximo trimestre de su vehículo híbrido en el país, el NIRO, que compite al tú por tú con el Prius de Toyota.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson