Nada personal, solo negocios

Los ilegales pagan más impuestos en EU que los millonarios

No sé si exista, en realidad, un homenaje así para los millones de hombres y mujeres que se han ido a trabajar a Estados Unidos, legal o ilegalmente.

Pero de que son valiosos, ni duda cabe. Para muestra está el reporte del Banco de México de esta semana sobre el envío de remesas, que alcanzó una cifra histórica en el primer trimestre de 2015, con 5 mil 277 millones de dólares.

Esa cifra me lleva a pensar que sin los paisanos, México viviría una época negra. Y ahora veo que no solo México, sino también Estados Unidos, o muchas de sus entidades, viven de los recursos fiscales.

Y es que el dinero que los millones de mexicanos ganan en EU no solo constituye una veta de recursos para México en forma de remesas. En realidad, cada dólar que los migrantes ilegales o no ganan del otro lado de la frontera genera impuestos, algo que no muchos estadunidenses quieren reconocer.

Es por ello relevante el estudio que recién presentó el Instituto de la Fiscalización y Políticas Públicas (ITEP, por su sigla en inglés) de EU, “Las contribuciones fiscales locales y estatales de los inmigrantes indocumentados”. Lo que este reporte hace es romper el mito de que los ilegales no pagan impuestos.

Nada más ajeno a la realidad. Según el ITEP, “los inmigrantes ilegales contribuyen de manera relevante a nivel local y estatal y colectivamente pagan en impuestos unos 11 mil 840 millones de dólares anualmente”. Siguiendo la data de inmigración que llega a ese país, el estado donde más impuestos pagan los ilegales es California, donde millones de trabajadores que viven fuera del margen de protección social suman 3 mil 200 millones de dólares a las arcas estatales.

Un dato del ITEP es contundente: los ilegales contribuyen con 8% de los recursos fiscales de los 51 estados de EU. En contraparte, el famoso 1% que controla casi 22% de la riqueza del país más rico del mundo, contribuye en ese mismo renglón con 5.4 %.

Y, por si esto fuera poco, recién la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER) liberó un estudio que asienta que cada inmigrante (legal o ilegal) que trabaja en EU genera 1.2 empleos nuevos para los residentes locales.

Esto echa por tierra el mito de que los paisanos les quitan la chamba a los nativos.

De hecho, el NBER concluye que los inmigrantes son una inyección (de adrenalina) para las economías locales.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson