Nada personal, solo negocios

“Para los hoteleros, México es el paraíso”

La frase es de Jorge Giannattasio, vicepresidente senior y jefe de operaciones para Starwood Latinoamérica y el Caribe.

El ejecutivo bajó de Miami a México para anunciar una serie de inversiones alrededor de los hoteles del grupo, empezando por Punta Mita.

Balconeando sobre el mar de Cortés, en seis meses cortarán las cintas del primer W Resort de México, un hotel de 120 habitaciones con vista al mar y a la selva.

“La inversión es 100 por ciento de un socio mexicano que confió en nuestra marca”, me dijo el ejecutivo desde una de las salas más lujosas del St Regis México City.

Para Starwood, México es “el paraíso” por varias razones:

1) Crecimiento de doble dígito en el turismo de sol y playa (50 por ciento de sus hoteles están junto al mar).

2)Boom de inversiones en los sectores automotor, aeroespacial y energético (la otra mitad de sus locaciones está en grandes urbes y el mayor crecimiento lo están planeando para ciudades secundarias en estos clústers de negocios).

3) Tipo de cambio: mal que pesa a otras áreas de la economía, pero viajar a México es actualmente una opción más económica que a otros mercados.

4) Recursos humanos: “el personal mexicano es naturalmente enfocado a la hospitalidad, aprenden rápido, tienen una vocación de servicio que no se ve en otros países”.

5) Fibra: sin dudas este instrumento financiero-inmobiliario le ha dado un dinamismo inusitado al sector, por encima de otros países latinoamericanos.

Por esas razones somos el mercado donde enfocarán su crecimiento en la región.

Un dato: de las futuras 150 aperturas que tienen previstas hasta 2020 en Latinoamérica, la mitad estará en ciudades mexicanas.

Solo hasta 2018 hay 12 hoteles en la línea de partida para Chihuahua, Punta Mita, Cozumel, Puebla, Los Cabos, Hermosillo, Coatzacoalcos, Tijuana, Poza Rica y Riviera Maya.

Hoy suman 29 hoteles que se dividen en 33 por ciento de ultralujo, 40 por ciento hoteles 5 estrellas y el resto 4 estrellas y de negocios. Pero sin duda con el desarrollo en zonas como el Bajío, el pie podría cambiar.

Basta con ver el dato de un destino como Querétaro, que en el último año creció 20 por ciento el número de pasajeros de negocios.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson