Nada personal, solo negocios

¿Cómo hizo EU para bajar la obesidad infantil?

La noticia la dieron las autoridades federales de salud de Estados Unidos: se produjo una caída de 43% en la tasa de obesidad en niños de 2 a 5 años durante la última década.

Es la primera baja importante en los números de esta epidemia que puede derivar en riesgos de salud a lo largo de la vida (diabetes, cáncer, enfermedades coronarias).

EU se convirtió en el primer país que puede revertir los números de una tendencia global que solo estaba dando datos de crecimiento geométrico.

Los datos surgieron de un documento muy preciso y uno de los más importantes análisis del tema (“Prevalence of Childhood and AdultObesity in theUnitedStates, 2011-2012”) publicado por The Journal of the American Medical Association.

Este documento, publicado hace unos días, develó un avance notable que sorprendió hasta a los investigadores. Alrededor de 8% de los niños entre 2 y 5 años de edad fueron obesos en 2012, mientras que en 2004 era 14%.

¿Cuáles fueron las razones de esta caída? ¿Qué podemos aprender de lo que ya han demostrado los vecinos que sí funciona?

El informe habla de múltiples factores que ayudaron a bajar la incidencia: los niños ahora consumen menos calorías en las bebidas azucaradas, más mujeres optan por amamantar a sus hijos y hay un menor consumo de calorías en general.

Un dato que no es menor y que pega de lleno en el entorno cercano: las familias estadunidenses modificaron sus hábitos de compra e incluyen proporcionalmente más productos bajos en calorías ahora que en 1999.

Además, diversos programas gubernamentales como el iniciado por la propia Michelle Obama para cambiar hábitos de alimentación y ejercicio en niños, refuerzan con información y propuestas concretas de personajes muy creíbles la tendencia general.

La noticia de los vecinos llega justo en el momento que el Banco Mundial publica otro informe que vaticina que para 2030 América Latina tendrá 191 millones de obesos versus los 60 millones que había hace siete años.

Ojalá este informe llegue a los escritorios correctos en México y que las políticas públicas no solo estén basadas en impuestos, sino que vengan acompañadas por un combo que incluya planes multifactoriales como los que ya probaron los estadunidenses que sí funcionan. El reto no es menor: según la propia secretaria de Salud, Mercedes Juan, una persona con sobrepeso gasta 25% más en salud que un sujeto sano y gana 18% menos.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson