Nada personal, solo negocios

¿Y si hacemos cuentas Mr. Trump y Mr. Arpaio?

Es una pena que este fin de semana haya fallecido Oliver Sacks. El famoso neurólogo y divulgador de los misterios del cerebro era el personaje ideal para explicar a dos de las figuras públicas de Estados Unidos que peor han hablado de México: Joe Arpaio y Donald Trump.

Traigo esto a colación porque la semana pasada, el autodenominado “sheriff más rudo” de EU invitó al candidato para abanderar al Partido Republicano de su país y visitar juntos México y “enseñarle a esos mexicanos cómo deben hacerse las cosas en migración y seguridad”.

En declaraciones a la revista texana Breibart, Arpaio, quien encarcela a presuntos inmigrantes ilegales en cárceles sin aire acondicionado y los hace vestir de rosa como método denigratorio, dijo que quería hacer una gira por México aprovechando el furor antimexicano que ha despertado el mediático Trump.

Me imagino, entonces, lo bien que les estará cayendo este afán de turismo político de Arpaio a los representantes comerciales del estado de Arizona, donde se ubica Maricopa, el condado del rudo comisario.

Y es que apenas en octubre se celebra el primer aniversario de la apertura de la Oficina Comercial de Arizona en México. ¿Por qué les interesa montar una representación así a los arizonenses? Pues porque México es por mucho, muchísimo, su principal socio comercial.

Los 8 mil 623 millones de dólares que ese estado vendió a México representan 40.6 por ciento de los 21 mil 200 millones que exporta en total. El segundo lugar, Canadá, apenas compra 2 mil 254 mdd de Arizona.

Y, en referencia a Texas y su ex gobernador Rick Perry, otro connotado antimexicano allende el Río Bravo, hay que decir que su reemplazo (Greg Abbott) ha tomado otra postura respecto de nuestro país y quiere venir a limar asperezas y a promover los lazos comerciales entre su estado y nuestro país.

Abbott aprovechará para hacernos olvidar que Perry mandó a reforzar la frontera con miembros del ejército estadunidense y, al mismo tiempo, recordar los fuertes vínculos entre Texas y México, sobre todo los comerciales.

En este sentido, como con Arizona (y la verdad con casi todos los estados de nuestro socio del Nafta), Texas también tiene en México a su mejor socio: desde aquí importamos 102.6 millones de dólares, 35.6 por ciento de todo lo que Texas exportó el año pasado. Es más, por cada tres dólares que México importó de Texas, Canadá importó uno.

Así que, bienvenidos Mr. Arpaio y Trump, sentémonos a hacer cuentas.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson