Nada personal, solo negocios

Las guerras ayudan a Pemex más que la Ronda Cero

Pocas sorpresas trajo el anuncio sobre Ronda Cero y Ronda Uno de la Secretaría de Energía. Como se dijo, Pemex mantiene el control de 83% de las reservas probadas y probables del país y ofertará proyectos de exploración y extracción en el resto.

¿Cómo reaccionaron las firmas que se espera inyecten miles de mdd con la apertura en el sector? Por lo pronto, no explotaron sus acciones en las bolsas donde cotizan. ExxoMobil y Chevron tuvieron ganancias marginales en el NYSE y BP, de plano, registró pérdidas en Londres.

Esto podría deberse a que México se reservó el llamado petróleo fácil, extraído de los mismos campos que por décadas han generado riqueza al país y “solo” puso en la Ronda Uno la invitación para que la IP, nacional o de fuera, participe con inversión. De ahí vendría la mayor parte del monto que el gobierno espera (más de 32 mil mdd en 5 a 10 años).

Pero hay analistas que creen que la oportunidad para que el país se inunde de dólares proviene de cuestiones geopolíticas y sociales. Los proyectos de coinversión que estaría presentando México en el sector energético atraerían a firmas extranjeras no tanto por la oportunidad derivada de las reservas probadas y probables, sino de los conflictos internacionales en zonas productoras de petróleo.

Hay potencial para cambiar el panorama energético en Norteamérica, dice James Stafford, de OilPrice.com, y entre los factores que podrían hacer que las energéticas vengan a México están los conflictos en Medio Oriente, la inestabilidad en países productores de África, y la pelea entre Ucrania y Rusia. El experto remarca el dato de la Agencia de Información Energética de EU: guerras, sabotajes y sanciones a petroleras en diversas regiones del mundo contribuyen a que haya un faltante de más de 3 millones de barriles diarios en el mercado global.

Según el especialista en petróleo Nick Cunningham, México podría salir bien librado ahora que las reglas de inversión privada en el sector son más claras, ya que a pesar del narco, “es difícil imaginar que los grandes jugadores se quieran quedar afuera. Con muchos de sus proyectos ubicados en zonas de guerra, México luce como una operación fácil. Firmas como ExxonMobil, BP o Chevron seguramente se vendrán acá tan pronto como puedan”.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson