Nada personal, solo negocios

Los gasolineros quieren su marca propia

No son pocos los empresarios propietarios de gasolineras que están evaluando agruparse en sociedad para crear una marca propia, una nueva marca mexicana con la cual competir con Pemex, a quien hoy le están franquiciando sus establecimientos.

Solo en el Consejo Empresarial Gasolinero Valle de México hay 150 propietarios apuntados para conformar la marca propia, que les permita mayor libertad para sumar servicios nuevos en sus locales y que por otro lado les quite la presión del pago anual de la franquicia a Pemex (la idea es que sea un fee menor al que hoy le pagan a la paraestatal).

Ese ahorro les permitiría incluso hacer frente al pago de los permisos que deberán solicitar a la Comisión Reguladora de Energía. A partir de 2015 y hasta 2017 las 11 mil estaciones de servicios en el país, y que eran parte del registro de Pemex Refinación, deberán ahora de manera individual solicitar su permiso de operación, cuyo costo ronda los 450 mil pesos.

“La apertura del mercado de las gasolinas trae un reto enorme en cuanto a competitividad de costos y calidad en el servicio”, afirma Fernando González Piña, director del Consejo Empresarial Gasolinero Valle de México. Esta organización (que sería la primera que estaría explorando la idea de las marcas propias) agrupa a dueños de estaciones de servicio de Puebla, Tlaxcala, Estado de México, Distrito Federal e Hidalgo.

A partir de 2017, el mercado de expendio de gasolina y diésel quedará totalmente liberado y Pemex dejará de ser la única marca que veremos en las calles.

“Tenemos la intención de crear nuestra propia marca, concretarla a finales de 2015, para que esté lista en 2016. Entre más combustible compremos en grupo, tendremos mayor posibilidad de bajar el precio al consumidor final”, abundó González Piña, quien también es uno de los vicepresidentes de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo). Uno de los puntos interesantes es que la nueva ley les permite operar con una franquicia distinta a la de Pemex, aunque pueden seguir comprándole gasolina, como a un proveedor más. “Con esto se acabó con la zona de confort de los franquiciatarios, ya no podremos caminar solos, hoy debemos entender que la única forma de competir es en grupos”, agregó.


NOTA: a partir del lunes 22, esta columna y esta columnista se tomarán unos días de vacaciones pero regresaremos con bríos el 12 de enero.


barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson