Nada personal, solo negocios

Los futuros socios de Pemex, en la dulce espera

Se esperaba que fuera a fin del año pasado y luego se hablaba de que se definía en febrero. Ahora parece que la fecha para que Pemex cambie los contratos actuales con socios privados a un nuevo formato tras la reforma energética será en julio.

¿De que se tratan estas migraciones? Hasta la reforma energética, Pemex tenía dos formatos de asociación con la iniciativa privada: los de obra pública financiada (COPF) y los integrales de exploración y producción (CIEP).

De hecho, dentro de los campos asignados de la ronda cero existen contratos de COPF y de CIEP, que por ley deberán ser cambiados a los nuevos modelos debido a que Pemex solo puede contratar servicios pagados en efectivo. Petróleos parece no haber terminado los análisis de la parte económica y administrativa de estos contratos. Una vez realizado esto, la Comisión Nacional de Hidrocarburos firmaría un contrato entre ‘Pemex y otras empresas’ que tenga el área que ganó con anterioridad.

Una de las empresas interesadas en debutar con estos contratos es la mexicana Diavaz (de Luis Vázquez). La firma opera en sociedad con Pemex el área de Tampico —Misantla en la región del Ébano.

Trascendió que la migración a las nuevas sociedades se realizará en dos fases:

La primera son 11 campos con un área total de 11,444 km2. Comprende los estados de Tamaulipas (3 Burgos), Veracruz (6 Activo Poza Rica) y Tabasco (2 Cinco Presidente y Bellota Jujo). Las empresas que hoy tienen contratos en esta zona son Petrofac, Cheiron, MPG/Alfasid, Schlumberger, Diavaz, Petrolite y Tecpetrol.

Para la segunda fase hay 11 campos con un área total de 8,626 km2. en los estados de Tamaulipas (4 Burgos), Veracruz y Tabasco. Aquí quienes están contando los días son Petrofac, Schlumberger, MPG, IHSA, Halliburton y Weatherford.

Hay tres de estas empresas que están en una situación diferente: Schlumberger, Halliburton y Weatherford, en realidad no tienen inversión propia en operación de campos, sino en servicios. Las tres seguramente buscan socios para entrar al negocio de manera productiva.

“Pero la migración no se logrará si antes Pemex no paga todo lo que les debe a las empresas de los contratos actuales porque según la ley, para que puedan migrar a los nuevos contratos deberán ver finiquitada toda responsabilidad jurídica y económica en donde ambas partes estén de acuerdo”, explica el analista en energía y economía Ramses Pech, de Grupo Caraiva y asociados.

 

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson