Nada personal, solo negocios

Cómo espantar a las petroleras


Hace una semana comentaba en esta columna sobre los costos de las empresas mineras en temas de seguridad en el país. Comenzaron a llover en mi correo más historias en el mismo tenor, pero del sector de energía. Desde pymes proveedoras de Pemex hasta compañías internacionales que han pasado por situaciones de riesgo con su gente, sus equipos e inversiones.

En la famosa Cuenca de Burgos, que el gobierno federal y también el de Nuevo León quieren convertir en el segundo milagro energético (como el que vive hoy Texas), no han puesto entre los temas prioritarios la seguridad. Ni tampoco está en la mesa de los debates que por estas horas hay en el Senado por las leyes secundarias en materia energética.

“Todos están brindando y diciendo de la enorme suma de inversión que tendremos en el noreste, pero hay aspectos que podrían detener las inversiones y que no están en las leyes secundarias como la inseguridad”, afirma el propietario de una Pyme proveedora de Pemex que pidió resguardar sus datos.

Para quienes proveen servicios en esta zona, los secuestros, la extorsión o el cobro de piso son temas comunes. “El gobierno debería incluir en las secundarias una cláusula que garantice la paz y la seguridad en ese lugar donde por coincidencia está la mayor apuesta de esta reforma energética”, agrega otro empresario con operaciones en Monterrey, y que tiene entre sus clientes a Pemex, Schlumberger, Halliburton y Monclova Pirineo Gas-Alfa.

“Operan de diferente manera y te cobran según les da su gana, pues no saben distinguir entre una empresa grande o una pyme. A nosotros hasta nos ofrecían ayudar con problemas de tránsito o con la policía de Reynosa. Incluso ofrecen dar una visita a tus competidores”, agrega el mismo ejecutivo. “Hay decenas de empresas que pagan entre 10 y 50 mil pesos”.

Según publicó el Comité de Seguridad de la Amcham, los empresarios de esta asociación gastan 4% de su presupuesto en medidas de seguridad para evitar robo, extorsión virtual, agresiones, amenazas y ataques en la cadena de suministros.

En el Senado discuten las leyes secundarias para atraer inversión al país. También sería importante que discutieran la manera cómo no espantar a esas inversiones ofreciendo certidumbre y seguridad.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson