Nada personal, solo negocios

En energía, ¿somos latinoamericanos o norteamericanos?

Entrevisté al presidente de una de las mayores petroleras globales que trabaja sobre las oportunidades que trae la reforma energética.

“Prefiero el off the record. Lo mejor es dar declaraciones en febrero cuando ya esté lista la Ronda 1”, dice.

“Cuando le explico a mis jefes en el exterior, lo hago con una metáfora: en diciembre explotó el Big Bang y recién en agosto se determinó donde está la Vía Láctea… ahora falta conocer cómo es cada uno de los planetas”.

Lo cierto es que el país logró atraer la atención de las multinacionales dedicadas al negocio energético. “Ya están todas aquí. No falta ninguna. México se ha convertido en un lugar donde hay que estar”, explica.

Y soltó una disyuntiva que creo es uno de los puntos nodales de la reforma energética: si el marco regulatorio nos dejará como un país latinoamericano o como norteamericano.

En principio somos una economía que forma parte de la OCDE. “Las grandes compañías energéticas invierten dos terceras partes de su presupuestos en países de la OCDE”, explica el CEO. Aquí, México compite con otros países productores como Gran Bretaña, Holanda, Noruega, Australia, EU y Canadá. De todos, solo los últimos dos no están viendo declinar su producción de hidrocarburos (como sí está ocurriendo en México).

Son los dos vecinos con los que formamos parte de América del Norte.

“Si todos los reglamentos pendientes permiten homologar al país con Canadá y Estados Unidos, esa podría ser una medida de éxito de la reforma”, añade el ejecutivo.

Si analizamos a México desde el punto de vista geológico, de sus reservas energéticas forma parte de Norteamérica. Los precios internacionales tienen como referencia a Norteamérica. “México es culturalmente latinoamericano y debe encontrar la manera de modernizarse sin perder esa identidad, como lo hizo Japón”.

Los países de la OCDE han demostrado que en materia energética han generado un mercado energético y no solo un negocio. Los países que no son miembros han generado solo un negocio más no todo el entorno, la continuidad y el crecimiento que permite la generación de un mercado.

“Cuando leo la reforma, escucho a las empresas y veo las decisiones detrás de este cambio, veo que la intención del gobierno es crear un mercado”, agrega el directivo.

Ahora basta saber si el marco regulatorio nos pone en las ligas norteamericanas o en las latinoamericanas.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson