Nada personal, solo negocios

“Nosotros empezamos el "boom"”, dice Ford

En medio de una semana en la que Toyota se adelantó con el anuncio de su planta en Querétaro y a poco tiempo de una buena seguidilla de anuncios de inversiones millonarias en el sector, Ford fue la última armadora en soltar otro proyecto para el país. ¿Por qué si las plantas comenzaron a construirse en febrero recién ahora se hizo el anuncio oficial con Enrique Peña Nieto y en Los Pinos? “Muchas veces estos anuncios dependen más de cuándo y por qué lo quiere anunciar el Presidente. Llevamos más de 60 días con ellos hasta definir una fecha”, dice Gabriel López, presidente y CEO de Ford Motor Company para México. Horas antes, desde la residencia oficial y en el contexto de los 90 años en el país, se reveló finalmente la inversión de 2 mil 500 mdd para producir motores y transmisiones en sus plantas de Chihuahua y de Irapuato.

Y si bien solo en esta administración se suman más de 22 mil mdd en inversiones del sector, Ford no quiere dejar pasar parte de este mérito. “Nosotros empezamos porque fuimos los primeros en venir al país, fuimos pioneros en la fabricación en México para el mercado de EU en los 80 y después lo volvimos a hacer cuando en medio de la crisis en el 2008 anunciamos inversiones por 3 mil mdd para renovar y construir plantas en el país”, explica el ejecutivo; “ese fue el empujón y luego comenzaron a venir las demás marcas”.

En agosto del año pasado, el secretario de Economía, Ildelfonso Guajardo, y un equipo de Proméxico, viajó a Detroit para conocer de cerca y sumar apoyos para estas dos obras.

Si bien ya casi la mitad de la decisión de montar ambas plantas en el país estaba tomado por los “meros-meros” de Ford en EU, hubo un punto que terminó de cerrar la apuesta: los tratados internacionales. A diferencia de las demás plantas y producción de Ford (que 85% es para el mercado estadunidense), estas nuevas inversiones buscan la diversificación de destinos. Se calcula que solo 50% será para EU y el resto se enviará a plantas en Europa, Asia Pacifico y Sudamérica.

“Sin duda los acuerdos de libre comercio que tiene México, que son más que los que tienen sus socios del Nafta, son críticos, porque nos permiten exportar a muchos países que en el pasado no eran posibles”, remata López.

 

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson