Nada personal, solo negocios

La educación no está a la altura de las reformas

Con la promulgación de las leyes que refuerzan la reforma energética, hay que reflexionar sobre uno de los pendientes para que salga bien: la creación de buenos empleos.

Al dar vía libre a la inversión privada en rubros antes reservados para el Estado, el gobierno federal espera que para 2025 se generen 2.5 millones de empleos y el PIB crezca hasta 2 puntos porcentuales por año.

Sin embargo, hay quien cuestiona que el sistema educativo esté listo para el reto de abrir el mercado energético a las inversiones y competencia internacional. Luis Urrieta, profesor de la Universidad de Texas, reconoce que la reforma genera expectativas, “incluyendo la demanda de mano de obra especializada”. Pero advierte que a pesar de que entre las más de 3 mil instituciones de educación superior, existen algunas de gran nivel como la UNAM, el IPN y el Tecnológico de Monterrey, en general hay disparidad académica en el país.

En cuanto a formación en el campo de la energía, advierte que no hay un sistema nacional de créditos, no hay homologación en programas específicos ni  hay una buena educación en inglés, siendo que la industria energética global se conduce en este idioma.

Con todo, hay visos positivos: las inversiones en educación superior y el que las graduaciones de estudiantes de ingeniería son más altas que en cualquier punto de la historia. Sin embargo, no es lo mismo estudiar, entrenarse y tener una buena oportunidad, asegura, pues la mayoría de los ingenieros egresados trabajarán solo como técnicos para firmas extranjeras. “No porque no estén calificados para algo mejor, sino porque son puestos que la industria reclama ahora”. Según Urrieta, hay oportunidad para que los empleos especializados sean ocupados por “varias de las generaciones de ingenieros actuales” y en esto ayudarán mucho las redes profesionales y de inversiones que se han creado. “Hay firmas como ExxonMobil que destinan recursos para la educación en algunas universidades mexicanas, incluyendo capacitación en inglés”.

¿Quién capitalizará la reforma energética a nivel del empleo? Por lo pronto, en muchos de los sitios globales de trabajos especializados en la industria petrolera, los principales resultados en nuevos empleos están dirigidos a quien domina el inglés y tienen años de experiencia en iniciativas energéticas globales.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson