Nada personal, solo negocios

¿Aranceles a México? Difícil y lenta promesa a cumplir por Trump

Dicen que “del dicho al hecho hay mucho trecho…”, y ni les digo del “dicho al cumplo”, cuando de promesas de campaña se trata.

Si bien buena parte de la plataforma de la candidatura de Donald Trump fue levantar muros arancelarios con las dos economías con las que tiene las balanzas comerciales más desiguales (China y México), la promesa no será fácil ni rápida de cumplir.

Según un estudio del Center for Business and Economic Research de la Universidad Estatal de Ball, que publicó días atrás el Financial Times, la economía de EU perdió 5.6 millones de empleos fabriles entre 2000 y 2010, de los cuales 85% fueron por cambios tecnológicos (como la automatización de procesos) más que los tratados internacionales. “Él puede intentar proteger su industria con aranceles, y eso implicará romper con la construcción de un sistema de comercio internacional que viene desde los 80. Le tomará tiempo, esfuerzo y dolores de cabeza intentar desmantelarlo, y si lo logra, su economía sufrirá”, dice Manuel Molano, director general adjunto del Imco. “No va a haber aranceles de 35%, con o sin Tlcan. Pueden haber salvaguardas, demandas por dumping y barreras no arancelarias”, agrega.

Si decide salirse, México podría usar el arancel de Nación más Favorecida en la OMC (1.9% en promedio) para entrar a EU, mientras que este país enfrentaría aranceles de 15% en promedio para entrar a México, porque México es un país más cerrado que ellos para países con los que no tiene tratados de libre comercio.

¿Qué escenarios cree el ejecutivo del Imco que se pueden presentar en esta impronta proteccionista?:

1) Demandar por dumping a sectores sensibles con sus electores, como autopartes y automotriz. Le tomará dos años para que la OMC y/o el panel arbitral del Tlcan determinen que no hay daño demostrable.

2) Imponer barreras no arancelarias (sanitarias, de especificaciones técnicas, por ejemplo) a las importaciones mexicanas.

3) Imponer impuestos a la exportación de insumos clave para México-EU (impuestos como los que se aplicó en la presidencia de Cristina Kirchner) a la exportación de gas, gasolina, o maíz.

La verdad es que fácil o rápido no será.

Ojalá el gobierno, las empresas y los organismos de la IP aprovechen este tiempo para voltear a nuevos mercados internacionales.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson