Nada personal, solo negocios

Tres historias de éxito del año que dejamos

Aunque parezca exageración o buenos deseos, éste (que muchos llaman annus horribilis) dejó algunos saldos positivos después de todo.

* El primero fue la industria automotriz, que no se ha ralentizado. Independientemente del derrotero que el sector tome a partir de la tercera semana de enero, cuando Donald Trump asuma como presidente de EU, la producción mexicana tendrá cifras muy positivas. Solo a noviembre el indicador avanzó 1.5 por ciento, con más de 3.22 millones de unidades hechas en México, según datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA). Y aún mejor, las ventas domésticas han crecido más que las exportaciones, lo que le da luz a la oscuridad que preludia la amenaza de Trump de imponer tarifas de 35 por ciento a cada auto que exportemos a EU.

Este año al final entre fricciones comenzó la operación de la planta de Kia en Nuevo León, Audi comenzó a producir sus Q5 en Puebla y Ford anunció el traslado de la producción de vehículos pequeños a nuestro país.

* Otra historia a salvar en el año fue la subasta de la fase 4 de la Ronda Uno para explorar y producir petróleo en aguas profundas. Más allá de los más de 4 mil millones de dólares en inversiones iniciales, es relevante el calibre de participantes en varios de los campos licitados, como la australiana BHP Billiton, que irá en alianza con Pemex al promisorio campo Trion. Asimismo, vendrán gigantes como la francesa Total y las estadunidenses Exxon Mobil y Chevron, así como la noruega Statoil y China Offshore, entre otras.

* El tercer punto que ganó este 2016, hablando de esta firma china, es que es evidente que ante la presión que el nuevo presidente de EU ha metido por sus declaraciones en torno al comercio internacional, ha habido un cierre de filas entre China y México, así como con India, economías emergentes que están llamadas a dominar el teatro mundial las próximas décadas. Ya se han dado acercamientos de alto nivel con autoridades comerciales de México y China y hace unos días se reportó que nuestro país desplazó a Brasil como el mayor socio comercial de India en América Latina. México compró casi 2.9 mil millones de dólares del gigante asiático, sobre todo automóviles y productos farmacéuticos, en tanto que India adquirió 2.3 mil mdd de México (dominando los rubros automotriz y energético).

Así que 2016 no fue un año tan echado a la basura. Solo esperemos que 2017 nos pinte mejor.

A veces se gana, a veces se pierde, pero nunca hay que dejar de ver dónde poner creatividad para sacar oportunidades de los momentos complejos.


barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson