Nada personal, solo negocios

Y cuando despertemos, ¿BlackBerry seguirá ahí?

La firma canadiense está en una coyuntura cuyo desenlace podría ser catastrófico, o un caso de renacimiento corporativo. Es decir, BlackBerry podría en unos años ser la empresa que los estudiantes analizarán por oponerse a los cambios y que se extinguió. O podría ser el caso de éxito de una compañía con un fantástico producto por el que siempre apostó y que triunfó contra todo presagio.

La firma antes conocida como RIM (Research in Motion) dilapidó una enorme base de usuarios, fans de aplicaciones como su servicio de mensajería (a prueba de espionaje y hackeo), su teclado físico y su integración a aplicaciones de oficina.

Todo antes de que las cosas se pusieran color de hormiga. Solo en México, hasta 2012 controlaba 35% del mercado de los smartphones. Ahora, Kantar WordPanel establece que BlackBerry tiene apenas 10%; es decir, en apenas unos meses, millones de mexicanos tiraron su BB y optaron por un iPhone o un Samsung.

México es un mercado vital para BlackBerry. Es uno de los más importantes reductos de su marca y no solo es un jugador relevante en la venta de sus smartphones, sino que aquí fabrica millones de unidades que exporta a veintenas de países.

Por ello será interesante ver cómo se aceptan sus nuevos productos, especialmente el Z30, un smartphone que se comenzará a vender este mes y que será la respuesta de BlackBerry a los nuevos iPhone 5c, Samsung Galaxy Note 3 y Lumia 1020 de Nokia.

Asimismo, habrá que ver el camino que toma el CEO interino, John Chen, conocido en la industria de las tecnologías de la información como un fixer; es decir, el ejecutivo especialista en limpiar la casa al costo menos oneroso.

Su mejor credencial es haberle dado la vuelta a la firma de software empresarial Sybase, que comenzó a dirigir cuando tenía un valor de mercado de 362 mdd y tras un arduo trabajo de 13 años consiguió que se vendiera en casi 6 mil millones.

Chen estará a cargo de supervisar la transición de BlackBerry ahora que la línea de mando determinó que la empresa no se venderá y que sus principales inversionistas, Fairfax Capital y otros socios, invertirán mil mdd para darle la vuelta a la empresa.

Así que en los próximos meses, los más de 10 millones de mexicanos que se compren un smartphone, seguro se preguntarán si optan por una marca dinosaurio o por una marca fénix.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson