Nada personal, solo negocios

Los coreanos empiezan a producir cobre en México

El negocio de la minería en el país parecía estar monopolizado por capitales nacionales y canadienses pero, muy sigilosamente, se ha sumado al mercado una empresa paraestatal de Corea del Sur que este año finalmente está comenzando sus operaciones.

Se trata de la firma Korea Resources (Kores), que se instaló hace cuatro años en Santa Rosalía (Baja California Sur), un pueblo fundado por mineros franceses en el siglo pasado.

Es la primera inversión asiática que volteó a ver las oportunidades del negocio minero en México.

La inversión no fue menor. Si bien desde sus inicios se habló de unos mil 500 mdd, la estimación hasta el año pasado había trepado a mil 825 millones.

El negocio lo comparte con otro consorcio minero, la canadiense Baja Mining, que posee 10% de esta operación.

El proyecto minero se llama El Boleo, y por problemas de presupuesto, primero, y mano de obra, después, estuvieron postergando por meses el inicio de actividades, pero finalmente en este enero ha comenzado sus primeras extracciones.

“Es impresionante cómo una sola empresa ha generado mil nuevos empleos de alto nivel en un poblado de solo 10 mil habitantes”, me comentaba el asesor en minería Raúl García Reimbert, quien vivió su infancia precisamente en Santa Rosalía.

Se calcula que en su máximo nivel de producción esta mina estará generando unas 100 mil toneladas al año de cobre, casi lo mismo que produce la mina de Los Filos (propiedad de Goldcorp). El proyecto también incluye (en menor medida) la extracción de otros minerales como cobalto y zinc.

“La producción de cobre es totalmente para exportación”, agrega García.

Uno de los puntos interesantes de El Boleo es su poder de autogeneración. En una zona aislada del continente, los coreanos han logrado producir de manera propia unos 70 megavatios (a través de motores a diésel y una turbina de vapor). Con la apertura en el sector energético tras la reforma, esta es otra área de oportunidad que ven la mayoría de las corporaciones mineras en operaciones en el país. Y los coreanos no se quedan atrás.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson