Nada personal, solo negocios

Los 120 clientes mexicanos del aceite de cannabidiol

Hace un año, la historia de Graciela Elizalde Benavides, Grace, nos conmovió: una niña con 400 ataques de epilepsia al día, que ya había agotado todas las alternativas de medicinas y hasta cirugía para mejorar su condición.

Sus padres comenzaron una cruzada para que se pudiera importar de EU el aceite de cáñamo. Sus gestiones ante la Cofepris se convirtieron en un caso testigo que no solo sirvió a Grace (que hoy disminuyó en 95% el número y duración de los ataques), sino a otras 119 familias más.

Y también abrió la puerta a la apertura a un nuevo producto disponible en el país (RSHO-XTM), un producto derivado de cannabidiol y desarrollado sin el componente psicoactivo de la cannabis (el tetrahidrocannabidiol o THC) por la empresa Medical Mariguana, de San Diego. Tanto que acaban de abrir una filial local: HempMeds México. “La cannabis está satanizada, se piensa que todo es mariguana, cuando en realidad esta planta produce también el cáñamo que no es una droga”, me explicaba Carlos González nuevo CEO y director operativo de esta subsidiaria.

Mientras que en los 50 estados de EU ya se vende como suplemento alimenticio, (siempre y cuando no superen en su contenido un 1% de THC), para entrar a México tuvieron que desarrollar un nuevo producto con 0% THC. “Es un producto absolutamente neutro, que también vendemos ahora en EU y que ha tenido muchísima aceptación por esta razón de inocuidad”, destaca González.

¿Cómo es el negocio? Cada paciente con su prescripción médica pide su permiso a la Cofepris y con ese ok, HempMeds lo trae en cuatro días al país. En el primer envío para Grace, tardaron cuatro meses.

Cada frasco de 236 ml cuesta en EU 499 dólares y 239 dólares en México y esta presentación dura hasta cuatro meses.

“Estamos vendiendo de 10 a 12 frascos por semana, pero el plan es aumentar hasta los 300 semanales”, afirma el ejecutivo.

El cáñamo para producir este aceite es importado del norte de Europa y desde San Diego producen para EU, México, Paraguay, España, Holanda, Alemania y Canadá.

“El Senado volverá a discutir sobre separar la mariguana del cáñamo y permitir a esta última ser base de productos como este aceite con fines médicos”, agrega González, esperando que una resolución de este tipo dispare los pedidos y hasta abra la puerta a la fabricación nacional del aceite.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson