Nada personal, solo negocios

Al campo le fue muy bien (¿lo sabían?)

El año pasado todos los focos iluminaban a la industria automotriz, las inversiones de los Fibra inmobiliarios y las rondas petroleras. Pero pocos —y me incluyo— volteamos a ver a un sector que tradicionalmente no traía grandes noticias: el campo.

"En 2015, por primera ocasión en 20 años, tenemos cifras superavitarias. En el sector agroalimentario fue de mil 500 millones de dólares, de los cuales solo del campo fueron 850 mdd", me decía José Eduardo Calzada, secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural y Alimentación (Sagarpa).

Ese cierre pone al sector con un mood mucho más optimista que otras dependencias. Incluso lejos de los recortes que tuvieron que hacer las demás áreas, la Sagarpa este año ejercerá mil mdd más que el año pasado (un total de 85 mil mdp).

A pesar del fenómeno de El Niño, que promete ser de los más agresivos en los últimos tiempos, en la secretaría son optimistas: "Arrancamos con la mayoría de las represas llenas de agua, tenemos buen presupuesto y hay buenas perspectivas para cambiar a cultivos más productivos y rentables".

Las metas del año, para repetir esta balanza favorable para el campo mexicano, son invertir en modernización y tecnificación para elevar la producción y calidad de los productos. Según datos de la Sagarpa, México es el séptimo país en el mundo en superficie de invernadero (25 mil hectáreas cubiertas) y el décimo en áreas de riego artificial (22 millones de hectáreas), lo que nos coloca en el top 10 mundial.

"El compromiso inicial fue aumentar en 450 mil las hectáreas de riego, y ya llegamos a 420 mil", agrega Calzada.

Pero así como rezaba aquel informe del año pasado de McKinsey de "Los dos Méxicos", ese análisis del país "a dos velocidades"... lo mismo pasa en el campo.

Mientras hay casos de éxito de exportaciones premium, como las berries, o de volúmenes récord, como el aguacate, también hay una enorme masa de agricultores que apenas cubre el autoconsumo. De las 25 millones de personas que componen la población rural, 7 millones se dedican al campo y de ellos 80 por ciento son pequeños productores. "Por eso hemos tomado el camino de la tecnificación para elevar la producción y también migrar de los commodities (como maíz, trigo, frijol) a hortalizas y frutas de mayor valor. La secretaría tiene reservados, solo para invernadero, un presupuesto de mil 600 millones de pesos, para apoyar a los productores hasta con 80 por ciento de los costos.

"Si el año pasado exportamos 27 mil mdd, éste podremos cerrar en 30 mil mdd. Aún somos el decimosegundo productor mundial de alimentos. El plan es entrar al top 10", concluye el titular de la Sagarpa.


barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson