Nada personal, solo negocios

¿Se aproxima una guerra metalera?

No me refiero a algo como Iron Maiden vs Black Sabbath, sino a lo que pasaría en el mundo de la manufactura de automóviles en la que cada vez más contenido se basa en aluminio, en detrimento del acero.

Ya hay gigantes industriales como Mittal-Arcelor, el mayor fabricante de acero, que urge a las armadoras a que sigan incluyendo la misma cantidad de este material en los autos nuevos.

Pero, del otro lado, gigantes como Alcoa, Rio Tinto y United Rusal están empujando el uso de aluminio como parte central de los automóviles.

Ya suenan tambores de guerra, como los que golpea Lakshmi Mittal, quien se lanzó contra el uso de aluminio y anunció inversiones en China y México, que son las bases de manufactura que mantienen una mayor utilización del acero en los automóviles.

Según Mittal, que tiene en México una enorme base de operaciones a nivel de producción para exportar metal y para consumo local, la industria acerera ha innovado tremendamente y ha generado nuevos tipos de acero que pueden competir con el aluminio en cuanto a peso y resistencia.

Mittal compite contra la noción de que el acero es más pesado, más difícil de producir y menos eficiente industrialmente que el aluminio. En contra de su postura, figura un estudio de Ducker Worldwide (una prestigiosa firma de investigación) que establece que para 2025, 18% de los vehículos que se fabrican en América del Norte estará basado en chasises totalmente de aluminio, contra apenas 1% actual.

Se trata de una nueva revolución industrial y como con las anteriores, el apoyo empresarial es fundamental. Por ello, para los fabricantes de aluminio automotriz es relevante contar con la bendición de Ford, que recién anunció su decisión de que en 2015 sus camionetas de la línea F-150 incluirán un chasis de aluminio.

En México será interesante ver lo que las armadoras deciden, sobre todo a raíz del boom manufacturero que ha llevado al país a liderar las exportaciones de autos hacia EU y América Latina. Como Mittal lo ve, México es uno de los principales reductos del uso del acero en los automóviles, pero esto podría cambiar por dos razones: los fabricantes enfrentan la exigencia del gobierno de EU de que los automóviles tienen que mejorar en su eficiencia en el consumo de combustible por lo menos 5% a 2025.


barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson