Nada personal, solo negocios

El agua de Puebla, en manos de Gutsa y Hermes

Desde hace dos meses la operación del servicio de agua potable, drenaje y alcantarillado de la ciudad de Puebla están en manos de un consorcio de tres empresas mexicanas y una colombiana:

Concesiones Integrales, formado por las firmas Agua de México y Epcor (de la desarrolladora Gutsa de Juan Diego Gutiérrez Cortina), Ticsa (una empresa mexicana comprada hace un año por la Empresa de Servicios Público de la ciudad de Medellín) y un fideicomiso bancario de Grupo Hermes, que dirige Carlos Hank González.

¿Cómo es el negocio? El servicio de agua de la ciudad estaba a cargo del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (Soapap) y tenía una enorme necesidad de inversión para mejorar el servicio, eliminar las fugas (que hacían perder 30% del agua potable) y expandir la red de distribución.

Este consorcio privado ganó la licitación en diciembre pasado para hacer todas estas modernizaciones mediante una inversión de más de 3 mil 800 mdp y a cambio del cobro del servicio por los próximos 30 años.

Se trata de un formato novedoso, una especie de Proyecto para la Prestación de Servicios o PPS (una modalidad de participación público-privada con base a concesiones de largo plazo), pero a diferencia de los demás, el cliente de la empresa privada ya no es el gobierno, sino directamente el usuario final. “Es un PPS plus, más innovador. Porque es una posesión pública y privada en donde está la iniciativa privada buscando e invirtiendo en recursos para mejorar el servicio que le provee al estado; sin embargo, no es éste el que paga finalmente, sino que el financiamiento viene directamente del cobro del agua, o sea, los usuario”, explica Hank González.

¿Cuántos clientes tiene esta nueva empresa privada de agua poblana? Unos 2 millones de habitantes en 450 mil tomas de agua. Luego de actualizar toda la red, modernizar las plantas purificadoras y solucionar las fugas de agua Concesiones colocará medidores de agua en las casas y la promesa de la empresa es que las tarifas bajen para 70% de los usuarios. Mientras tanto, los reclamos en la ciudad ya comenzaron por aumentos en tarifas en ciertas zonas.

Este será un pinino para esta empresa que buscará luego replicar este modelo en otros municipios mexicanos.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson