Nada personal, solo negocios

El acuerdo petrolero de árabes y rusos: mucho ruido, pocas nueces

Ayer, los gobiernos de Arabia Saudita, Rusia, Venezuela y Qatar decidieron ponerse de acuerdo y congelar la producción de petróleo a los volúmenes del pasado mes de enero.

La razón que esgrimieron fue la de estabilizar de esta manera el mercado petrolero global. Los mercados reaccionaron y el barril de petróleo Brent ganó 1.44 por ciento de valor.

Porque si bien el precio del petróleo no ha dejado de caer desde hace dos años, los países con mayor producción (los arriba firmantes, por cierto) seguían manteniendo un alto ritmo de producción petrolera, lo que dañaba aún más el precio del crudo. Desde junio de 2014, el petróleo ha caído casi 70 por ciento.

Algunos analistas del sector tomaron como tibia la decisión de estos miembros de la OPEC, porque hubiera sido mucho más poderoso anunciar un recorte que un congelamiento.

“Por lo pronto es un anuncio que indica una intención de cooperar, cuenta como una señal y quizá modere la incertidumbre sobre la política de producción saudí y rusa, pero sin otros países participando no tendrá efecto”, explica desde Riad (Arabia Saudita) Aldo Flores-Quiroga, mexicano que funge como secretario general del Foro Internacional de Energía (IEF). Justo por estos días preside el Sexto Simposio de Energía junto con OPEC y la International Energy Agency. Y sin duda el tema de ayer fue esta decisión de los grandes productores mundiales.

¿Nos beneficia o no en México este pomposo acuerdo? “La decisión no cambia en lo fundamental la situación del mercado. Primero es un acuerdo condicionado a que se sumen grandes productores como Irán e Irak. Segundo, los países que firmaron el acuerdo ya están muy cerca de su límite de producción y sería difícil que la elevaran”, abunda Flores.

Lo cierto es que si bien Rusia y Arabia Saudita solo afirman congelar sus niveles de extracción, sí le están pidiendo al resto de los países petroleros (incluyéndonos) que disminuyan su producción, algo que ya ha comenzado casi por necesidad en algunas regiones de Estados Unidos, Canadá, Brasil, Irak y los países del Mar Caspio.

“Seguirá siendo el mercado el que, a medida que se ajusten la oferta y la demanda al precio más bajo del petróleo, elimine el excedente actual”, añade Flores.

Así que muchas firmas y compromisos, pero resultados pocos. Algunos calculan que incluso hasta principios de 2017.

 

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson