Nada personal, solo negocios

En abril la gasolina no será más barata

No fuimos pocos los que ayer nos sorprendimos con el anuncio de Enrique Peña Nieto desde Texas, cuando recibió el premio IHS Global Lifetime Achievement por su liderazgo en la industria energética.

El Presidente dijo que adelantará ocho meses la posibilidad de importar gasolina y diésel. Según rezaba el plan de apertura de la industria gasolinera, con la reforma energética esa medida estaba prevista para el primer día de 2017.

Con el anuncio, las estaciones de servicio podrán importar hidrocarburos, sin tener que comprarle directamente a Pemex, a partir del 1 de abril próximo.

Pero lo cierto es que por más que el permiso esté, no hay aún la infraestructura que soporte esa oportunidad. "Si pudiera traer gasolina, mañana mismo la traigo, pero sí o sí necesito usar a Pemex. Es el único con tanques de almacenamiento, ductos y camiones para llevar la gasolina hasta mi estación", me decía un empresario del sector.

El anuncio tomó por sorpresa no solo a los gasolineros, desde los independientes hasta los grandes grupos como Mega Alianza (que lidera Hidrosina) o Servicios Gasolineros de México (Oxxo Gas), sino también a funcionarios de Pemex que trabajan en el área específica de refinación, y hasta a la propia Comisión Reguladora de Energía (CRE), que debe dar esos permisos de importación.

Ahora, todas las dependencias públicas relacionadas con el tema, por un lado, y los empresarios gasolineros, por el otro, deberán comenzar a trabajar a marchas forzadas para tratar de adelantar un poco los procesos. Incluso Pemex comenzará a "cotizar" sus servicios de intermediación y transporte.

Se consiga donde se consiga o se importe de donde sea, una vez en la frontera (terrestre al norte o en los puertos) depende de las aduanas primero (también tendrán que acelerar los modelos de permisos de estos productos) y luego de la infraestructura de la única empresa que hoy distribuye en el país.

"Cuando en abril no vendamos gasolina más barata, la culpa va a ser de nosotros los gasolineros, y no del gobierno y sus anuncios sorpresa", agrega el propietario de una franquicia de Pemex.

Vale recordar que hoy por hoy la mitad de la gasolina que consumimos es importada.

Pero en el sector también hay empresarios optimistas. "Este anuncio nos brinda una oportunidad extraordinaria para llevar lo mejor al consumidor. El anuncio acelera un proceso algo benéfico para los mexicanos", me decía Antonio Caballero, presidente de Grupo Gasolinero G500, una red que concentra mil 300 gasolineras en el centro del país.

Pero incluso ellos están en pleno proceso de adquisición de camiones y tanques, que no estarán listos para el primero de abril.

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson