Nada personal, solo negocios

Yunus despachará en México

Me di cuenta que la gente sufre por un poco de dinero y que en innumerables casos son víctimas de los usureros. Así que decidí confeccionar una lista con el monto que requería cada persona en una aldea. Para mi sorpresa, la suma fue de 27 dólares. No lo podía creer”. Esta es una de las citas más famosas de Muhammad Yunus, este banquero y economista de Bangladesh que creó el modelo de microcréditos para la base de la pirámide. Fundó un banco, lo desparramó por todo el mundo y en el camino se ganó el Premio Nobel de la Paz.

Su Grameen Bank tiene 8 millones de prestatarios y mensualmente otorga créditos por más de 100 mdd a una base de clientes que jamás tendrían chances en una entidad financiera.

Acaban de confirmar que estará en noviembre en México, para el Global Social Business Summit (el primero que se hace en toda América). Ya hay confirmados 700 participantes de 60 países que vendrán a hablar de negocios sociales. ¿Qué es un negocio social? Simple, uno que no genera pérdidas ni dividendos y cuyos ingresos se usan para realizar actividades económicas que impacten a personas con menos oportunidades.

El Global Social Business Summit es un invento del propio Yunus y ya lleva seis ediciones.

Cuando uno le pregunta a los organizadores porqué esta vez se hace en nuestro país, la explicación duele un poco “México ganó la sede de esta cumbre mundial debido a que su economía tiene el ecosistema ideal: por un lado 45% de la población aún vive debajo de la línea de la pobreza y, por otro lado, aquí están establecidas varias empresas globales y hay cada día más empresarios comprometidos con el desarrollo sustentable”.

El leitmotiv del foro será ‘cualquier persona de la base de la pirámide puede desarrollarse si se le da la oportunidad’. Y la reunión pretende impulsar la creación de incubadoras y fondos y compartir las mejores experiencias en  capacitación, políticas públicas y estudios para atraer a la inversión extranjera para disminuir los problemas sociales de México.

Ya hay modelos exitosos en el país, como el fondo Ignia y Adobe Capital y algunas incubadoras como los que impulsan la Fundación Walmart, Momentum Project de BBVA Bancomer,  Compromiso Social Banamex o Patrimonio Hoy de Cemex.

Pero son necesarios más. Hay otra frase célebre de Yunus que vale la pena pensar con o sin Summit en casa: “estoy impulsando a los jóvenes para que sean empresarios de solamente hacer dinero. Hacer dinero no es divertido, contribuir y cambiar el mundo es mucho más divertido”.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson