Nada personal, solo negocios

"What the frack?"

Todos los indicadores apuntan a que la industria internacional de la exploración y explotación de hidrocarburos se frota las manos ante el potencial de México en uno de los sectores más controvertidos: la extracción del shale gas mediante el método de fracking, o fracturación hidráulica.

Desde la semana pasada, Pedro Joaquín Coldwell, titular de la Secretaría de Energía, en la Universidad de Rice, en Houston, dijo que el gobierno ya prepara la licitación de las primeras licencias para explorar los yacimientos de shale, programadas para marzo del próximo año.

La cuenca del gas shale está en el noreste (entre Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas) y es considerada como una de las más prometedoras del mundo y una extensión natural de la cuenca texana de Eagle Ford.

En el foro Reforma Energética de México, organizado por el Instituto de Política Pública Baker, Coldwell aceptó que el gobierno mexicano había concluido que no habría interés por los yacimientos de shale debido a la brutal caída en los precios internacionales de hidrocarburos.

Sin embargo, comentó que empresas del ramo le pidieron al gobierno de Peña Nieto reactivar las licitaciones que estarán listas el primer trimestre de 2017.

El secretario Coldwell señaló, en el mismo panel, que tres cuartas partes de los recursos adicionales previstos para licitar en el sector tienen que ver con hidrocarburos en aguas profundas y con yacimientos no convencionales (shale), que solo se pueden explotar mediante el fracking.

Si bien el Estado mexicano se ha reservado los mayores derechos para este tipo de producción, la Sener reconoce que al no contar con la tecnología necesaria para explotarlos tendrá que aliarse a firmas privadas extranjeras.

Con ello, diversos observadores ya anticipan que México vivirá un boom shale, con lo cual se apunta a que se levante la producción de hidrocarburos ante el declive de la actividad de Pemex.

La subasta pospuesta corresponde a la Ronda Uno y podría detonar inversiones por 10 mil millones de dólares sólo en el tendido de ductos. Se calcula que las reservas probables en esta zona de exploración de casi 33 mil kilómetros cuadrados equivalen a más de 24 mil 100 millones de barriles.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson