Nada personal, solo negocios

¿Por qué Trump y Hillary deben escuchar a Blanca Treviño?

La última edición de la revista estadunidense Americas Quarterly le da la voz a funcionarios, políticos y empresarios de Latinoamérica, en un ejercicio muy interesante donde le pide a cada uno que le escriba una carta al Querido señor/a presidente de EU.

La lista incluye al presidente colombiano, Juan Manuel Santos; a la procuradora general de Guatemala, Thelma Aldana; al ex embajador Arturo Sarukhan, y a Beto Veríssimo, investigador brasileño y cofundador del Instituto del Hombre y el Medio Ambiente del Amazonas.

De México, la única empresaria invitada fue Blanca Treviño, presidenta y CEO de Softtek, empresa nacida en Monterrey y que se ha convertido en la líder de servicios de tecnología de información en América Latina. Su compañía recibió un reconocimiento Gartner y Forrester Research por ser "el único proveedor que no es de India que plantea una fuerte competencia para el mercado de EU". Con esas credenciales, ella pone en su carta un tema poco tratado en los debates: cuánto sufrirá EU (y México) si se aplicaran políticas aislacionistas desde el punto de vista del desarrollo conjunto de tecnología.

"El próximo presidente de EU va a gobernar bajo el amanecer de lo que el Foro Económico Mundial refiere como la "Cuarta Revolución Industrial", una oportunidad que puede lograr un dividendo de 100 billones de dólares", arranca la carta de Treviño, donde recomienda aprovechar las ventajas que traerán la energía barata, la robótica, el desarrollo de nuevos materiales para elevar la productividad, pero asociado con nuestro país. ¿Por qué? "Hay un hecho que apenas surge en las campañas electorales: el segundo mayor consumidor de bienes fabricados en EU es México", con lo cual 6 millones de empleos en EU dependen del comercio con su vecino del sur. La ejecutiva agrega que "las importaciones de EU procedentes de México se fabrican con 40 por ciento de componentes hechos en EU. Las plantas que se ubican en México, en otras palabras, ayudan a sostener la industria estadunidense".

Treviño le recuerda al sucesor de Barack Obama que en 2014 la Fundación México EU para la Ciencia propuso la Iniciativa Binacional de Manufactura Inteligente, para ampliar la capacitación y el uso de la tecnología de información y comunicación. "Esta iniciativa establece como prioridad el desarrollo de una nueva fuerza laboral para la "manufactura inteligente", para hacer que la región fronteriza sea más competitiva y atraiga la inversión.

Por eso, la empresaria mexicana remata con una frase contundente de por qué EU debe trabajar con México: "para aprovechar los beneficios de la próxima revolución industrial".

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson