Nada personal, solo negocios

The Beer Company y su estrategia de la cerveza belga frutal

Boscoli es nuestro bestseller internacional y Jack es la mejor marca a escala local”, dice Felipe Medina, CEO de The Beer Company.

Traducción: la cerveza frutal belga y la cerveza mexicana artesanal de chocolate son las principales marcas que vende una cadena de tiendas que desde Chalco cambia las reglas en el mercado de las cervezas mexicano.

Según la firma japonesa Kiring Beer Holdings, cada mexicano consume 57 litros de cerveza al año, lo que nos deja en el lugar 31 a escala global, pero por monto de negocios somos el cuarto o el quinto.

El clima, la disposición de los mexicanos a los brindis, fiestas todo el año… el coctel de factores se presta para que el consumo aumente. Esto lo saben AB InBev y Heineken, las cerveceras que controlan 99% del mercado que crece 2% anual.

Y eso lo sabe Felipe, que en 5 años creó un emporio de 48 tiendas en las que no encontrarás las cervezas estándar. Cubrir ese espectro de importadas y locales es el sueño que Medina tuvo en 2008, cuando abrió su primera tienda en Chalco. “De ahí soy, y tenía facilidades”, dice el empresario, graduado en administración de la UDLA.

En 2013 la empresa, abierta con capital propio, se duplicó. Ya con presencia en 25 estados ofrece más de 350 etiquetas de cerveza. TBC no vende franquicias. El modelo de negocios se basa en la cesión de derechos: “Nuestros socios invierten y montan su tienda en base a nuestra marca. Les cedemos los derechos y firmamos un contrato de proveeduría”, afirma su fundador.

Según Felipe, los mexicanos han educado su paladar en términos de gusto cervecero. “Ya saben que la chela no solo viene clara u obscura”. Además, los clientes aumentan anualmente la base de bebedores, suma 1 millón. Con una venta anual de 35 mdp, Medina cree que el negocio tiene el cielo de límite. Claro que la Comisión Federal de Competencia ayuda, al haber removido los famosos contratos de exclusividad en restaurantes y tienditas que tanto ayudaron al duopolio por décadas.

“Eso no va a cambiar rápido. Sí hay cada vez más restaurantes y tiendas que venden etiquetas diferentes, pero será un proceso largo”.

Por lo pronto, TBC quiere crecer y probablemente se expanda al sur del país mientras marcas artesanales gringas lo buscan para venir a México.

2014 podría traer su propia versión de la multiplicación de las chelas.  

barbara.anderson@milenio.com    

Twitter: @ba_anderson