Nada personal, solo negocios

Tesla México ya tiene directora general

Hace exactamente cinco meses, el inquieto Elon Musk le decía a sus accionistas que no iba a terminar 2015 sin iniciar operaciones de su empresa Tesla en México.

Desde ese momento comenzó la búsqueda del country director para nuestro país, de la persona que fuera responsable de la llegada y expansión de una de las marcas más sexys del tradicional mundo de las armadoras.

Ayer, y a pocas horas de haber protagonizado una de las inauguraciones más impactantes de El Palacio de los Palacios, Françoise Lavertú anunció que dejaba su puesto como directora de comunicación y publicidad de EPH para tomar las riendas de Tesla México.

¿Qué le tocará gerenciar? Ni más ni menos que el entusiasmo avasallador de uno de los emprendedores más
voraces de los últimos tiempos.

Elon Musk (45 años) tiene un adjetivo que lo define más que a ninguno: disruptivo. Sudafricano de nacimiento, canadiense por elección y estadunidense a la hora de los negocios, ha sido desde fundador de Paypal (que le vendió a Ebay) hasta el creador de la marca de autos eléctricos más revolucionaria de los últimos tiempos.

"La lista de compañías que ha fundado o fondeado incluyen al fabricante y operador de cohetes espaciales SpaceX y SolarCity, uno de los mayores ensambladores de equipo de energía solar", explicaba Alejandro Ángeles en un perfil del empresario publicado en
MILENIO hace pocas semanas. Según el último ranking de Forbes, la fortuna de Musk ronda 13.5 mil millones de dólares.

Pero uno de los puntos más reveladores que mostró Ángeles en aquel artículo es la relación poco conocida que tienen los Tesla con México: Oaxaca y Sonora. En ambos estados hay minas de grafito operadas por la firma sueca Flinders Resources. Ambas se convertirán en proveedoras de este mineral, fundamental para las baterías de litio de los Tesla. Uno de los proyectos más grandes que está impulsando es una fábrica de éstas en Nevada, bautizada como Gigafactory.

Con las concesionarias Tesla llega otro revolucionario servicio (que le ha ganado la admiración de los fanáticos de los autos eléctricos en Estados Unidos): los Superchargers. Se trata de terminales de carga de alta velocidad.

Si bien el negocio de los autos eléctricos aún es muy pequeño (solo hay 200 autos eléctricos circulando en el país) sin dudas esta marca y el nuevo management que acaba de contratar le pondrán velocidad al sector.

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson