Nada personal, solo negocios

Sol, playa y lío legal en Los Cabos

En los sitios especializados en viajes de lujo, Los Cabos es un destino favorecido por miles de ricos y famosos. Y en la cúspide de este paraíso hay pocas propiedades como el Capella Pedregal Resort and Spa. Sin embargo, si a usted le alcanza para pasarse unas vacaciones ahí (por 900 dólares la noche), tendrá problemas para identificar el nombre correcto del hotel y hasta qué operador será responsable de atenderlo.

Y es que ahora, reabierto después del caos provocado por el huracán Odila, el hotel enfrenta un temporal de mayor intensidad.

A fines del mes pasado un grupo empresarial turístico mexicano presentó una demanda en una corte neoyorquina contra una subsidiaria del gigante
agroindustrial estadunidense Cargill.

Se trata de Desarrolladora Farallón, una empresa fundada en los años 70 por la familia Díaz Rivera que, con el paso del tiempo, logró construir un hotel que figura como un must para millonarios y artistas de cine internacional que buscan privacidad. Como sucede con muchas propiedades similares, Farallón buscó con un operador, en este caso el Capella Hotel Group (CHG, que ha tenido alianzas con Ritz Carlton, por ejemplo). Asimismo, en procura de capital, los Díaz Rivera se asociaron con CarVal, un fondo de inversión que es parte del gigante agroindustrial Cargill y que en México lidera Alejandro Guarín.

La demanda de Farallón contra CarVal tiene que ver con un despojo de la propiedad, que hace casi 10 años tenía un valor de más de 18.5 millones de dólares. Según Farallón, a través de varios años de “acuerdos rotos, incumplimiento de obligaciones fiduciarias”, entre otras irregularidades, el fondo de Cargill maniobró la toma ilegal del hotel.

Hasta el momento, en diversas instancias, CarVal se ha limitado a expresar que no comentará sobre el caso, pues espera que se resuelva jurídicamente.

Por el momento el hotel simplemente se llama The Resort at Pedregal. CHG alega también que su gerente general fue expulsado de la propiedad y que los dueños, en este caso CarVal, pusieron a otro. En el asunto también está la polémica de miles de dólares que CHG juntó para ayudar al staff del hotel por el cierre tras el huracán.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson