Nada personal, solo negocios

"Quo vadis", OMV

El panorama que se avecina en los servicios de telefonía inalámbrica es de pronóstico reservado. Pero todo indica que, como la propia América Móvil anunció en su último reporte anual, la competencia en este segmento de las telecomunicaciones va a estar candente.

Hay que recordar que en un comunicado a la Bolsa Mexicana de Valores en febrero, América Móvil, la firma madre de Telcel, Telmex, TracFone, Claro, Clarovideo, Aló…, dijo que la red de servicios móviles que busca desplegar el gobierno será utilizada por firmas convertidas en operadores móviles virtuales (los famosos MVNO u OMV).

Algunos de esos OMV ya operan en la red de Telcel: Maxcom y Aló (propiedad del gigante de Carlos Slim) fueron los primeros, ahora se suman Axtel y Elektra. Aceptar a esos operadores en su propia red no es solo una postura de negocios de América Móvil. Hay que recordar que desde noviembre los eventuales competidores de Telcel pueden pedir acceso a su infraestructura para dar telefonía e internet.

Eso a raíz de las medidas del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), que ordenó a Telcel compartir sus redes a fin de fomentar la competencia.

Ese es un escenario común en mercados con jugadores dominantes en que los reguladores establecen mecanismos de negociación para que los interesados en dar servicios sin tener redes propias lo puedan hacer mediante la infraestructura de los “grandotes”. En México otros operadores no tienen la orden de abrir sus redes, pero lo hacen por cuestiones de negocio, como es el caso de Telefónica (con Virgin Móvil y Maz).

Ahora bien, ¿son rentables esos negocios? Según The Competitive Intelligence Unit (CIU), por más que los OMV afirmen que sus tarifas son las más bajas, esto no es necesariamente cierto. De hecho, The CIU afirma que el MVO “enfrenta una restricción más acotada en cuanto a la tarifa que pueda ofrecer a los usuarios finales”.

Así, los que ahora están en el mercado, por lo general ofrecen minutos a un peso, contra el promedio de 0.89 centavos que presentan los dueños de las redes.

Sin embargo, todo eso puede cambiar cuando sea desplegada la red de los 700 megahercios que licitará el gobierno. Y entonces sí se vería esa competencia que preludia América Móvil, pues el operador o administrador (el esquema está por definirse) que tome las decisiones en dicha red tendrá que ofrecer paquetes atractivos a los MVO para que abandonen las filas de Telcel o Telefónica.

 

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson