Nada personal, solo negocios

“Quiero ser el Houston de México”

Cuando se le pregunta a Rodrigo Medina, gobernador de Nuevo León, sobre cómo se prepara para las inversiones que puede detonar la reforma energética, sonríe y se frota la manos.

En el primer trimestre del año la inversión extranjera directa (IED) creció en 130% en este estado. Llevan captados unos mil 800 mdd en IED y el principal destino de estos fondos fue el sector energético, seguido por automotriz y el metalmecánico. En 2013, la mayor parte de las inversiones (32%) fueron también para el sector energético sumando unos mil 128 mdd. Entre los anuncios de inversiones están el de Iberdrola de 300 mdd, Ventika con Cemex de 650 mdd y Ternium con mil 200 mdd.

La intensión es que la mitad de los 4 mil mdd que esperan en IED sean también de este sector.

Mientras espera las leyes secundarias, el estado se ha movido rápido: presentó un Plan Sectorial Energético con metas y acuerdos con el gobierno federal y con las universidades para atraer a empresas e inversiones a este nicho y hasta crearon la primera Subsecretaría de Energía estatal, al mando del ex Sener Vladimir Sosa.

“Nuestro benchmark es muy apetitoso porque es ni más ni menos que Eagle Ford, en Texas. Ahí en 17 condados han generado billones de dólares de inversión, y de empleo. Yo desde Monterrey hasta los veo del otro lado del Rio Bravo”, dice Medina. Se trata del lugar que hoy produce el gas de lutitas más barato del mundo.

La intención es replicar el proyecto en la Cuenca de Burgos que comparten Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas. El plan incluye la creación de un cluster con los propietarios de las tierras en Burgos para que cuando lleguen los inversionistas no tengan que negociar con todos y cada uno de ellos, sino con uno solo (una especie de ejido privado).

“Nosotros hemos tenido reuniones ya con 40 empresas americanas y de Medio Oriente interesadas en nuestro plan, que tienen la pistola lista para disparar la inversión apenas estén las leyes secundarias”, agrega el funcionario.

Para Medina, el plan completo será que en Monterrey se instalen también todos los corporativos de las empresas energéticas y que no se tengan que mover de allí para hacer operaciones financieras ni para estudios geológicos. De hecho para el siguiente año se lanza esta carrera y la de ingeniería petrolera en todas las universidades del estado. La idea de la Houston mexicana ya está en marcha.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson