Nada personal, solo negocios

Peugeot se renueva, ahora piensa en EU

Una de las marcas más conservadoras del mundo automotor es Peugeot. Pasó por una crisis severa y perdió millones de dólares en los últimos seis años. La familia Peugeot decidió lanzar un plan (Back to race) que —junto con el ingreso del estado francés al grupo— le permitió, con base en recortes, ahorros y nuevos negocios, salir el año pasado de pérdidas.

Hoy el consorcio se rebautizó como Group PSA (Peugeot, Citroën y DS) y uno de los focos ya no son los autos, sino 'las soluciones de movilidad'.

"Esto puso a la empresa en una nueva campaña, que bautizaron Push to pass, de aquí a 2021 contempla mejorar en 10 por ciento los ingresos en tres años y cambiar mucho el enfoque del negocio, un cambio de paradigma total", afirma Raúl Peñafiel, director general de Peugeot México.

Y uno de los destinos que pusieron en el mapa (y que abandonaron en 1974) es Estados Unidos. "Nos vamos a tener que ganar esa entrada, será un proyecto a 10 años a partir de 2017, donde primero tendremos que conocer las necesidades del mercado", agrega.

El principal mercado comprador de autos no podía quedarse otra vez fuera de los planes de PSA. "Pero no vamos a vender hierro, autos. Vamos a ofrecer soluciones de movilidad", afirma Peñafiel.

De todas las marcas que invirtieron en México para montar sus plantas armadoras en los últimos dos años, no hay ni una sola que no tenga como primer cliente de su lista al mercado de EU, por lo cual si esta nueva impronta francesa da sus resultados, posiblemente también considere la idea de una planta local (hoy, en la región fabrican en Brasil y Argentina).

Pero antes de aventurarse con una planta, Peugeot tiene sus propios retos locales. Después de un gran desembarco en 2006 (vendió 16 mil unidades), un boom que los encontró sin la infraestructura de servicio postventa adecuado y donde perdieron rápidamente brillo.

Aunque así como a escala global los número están subiendo, igual está pasando en México: el año pasado aumentaron 19 por ciento sus ventas (7 mil 300 coches) y este año espera cerrar con 9 mil unidades vendidas, un crecimiento de 30 por ciento versus 2015.

La vedette de la marca es su camioneta Partner, un vehículo de servicio para flotillas. "Mejoramos el servicio de postventa y hoy tenemos lista de espera de concesionarios que quieren entrar a la marca", agrega Peñafiel. La marca invirtió en un centro de refacciones de 5 mil metros cuadrados en Toluca que permite una "tasa de servicio" de 95 por ciento y tiene un plan que le ha funcionado, que "si no les gusta el trato del taller, la mano de obra es gratis".

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson