Nada personal, solo negocios

Pemex: la transparencia comienza en casa

La propuesta de leyes secundarias de la reforma energética tiene muchos de los elementos que se esperaban desde hace meses: la apertura a la inversión privada, la autonomía administrativa de Pemex y de la CFE y los cambios en el régimen fiscal de las paraestatales.

Pero hay un punto en el que valdría detenerse: la transparencia.

Si bien es una palabra, se nombró varias veces ayer en los discursos de los secretarios Pedro Joaquín Coldwell y Luis Videgaray, el espíritu está en buscar transparentar las nuevas operaciones, contratos y destino de los recursos.

Pero no se hizo referencia a transparentar las acciones de la dirección de Pemex ni del sindicato ni de la relación entre éstos.

“El corporativo de Pemex es una de las áreas más opacas de la empresa. No se sabe qué hacen, cómo trabajan o con qué criterio se toman decisiones”, me decía al respecto David Shields, analista especializado en energía.

En la presentación de las leyes secundarias, se enfatizó la transparencia en puntos vinculados con la nueva era que le espera a Pemex: revelar información de los números de la empresa (como si cotizara en Bolsa); protección al medio ambiente; rondas licitatorias abiertas y por Internet; se harán públicos los recursos que reciba el Estado por los hidrocarburos que se extraigan, así como el uso que se les den; pesos y contrapesos entre cuatro instancias del Estado para asegurar la transparencia y la rendición de cuentas, evitando que decisiones discrecionales se concentren en una sola autoridad. Se puso el acento en la transparencia en los procesos de adjudicación y de administración de contratos inherentes a las actividades extractivas de hidrocarburos. Con esto, por ejemplo, el reciente escándalo de los contratos con mordida de HP quedaría fuera de auditoría, ya que no estaban relacionados con el negocio per se de Pemex.

“La transparencia no solo debe ser por las licitaciones, sino como se mueve el dinero porque la verdadera transparencia está en las decisiones de alto nivel. Hay que transparentar sus comités y sus consejos”, agrega Shields.

¿Alcanzarán estas leyes secundarias a quitar la opacidad a Pemex y aumentar la confianza y competitividad de la mayor empresa mexicana?

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson