Nada personal, solo negocios

Parece que Puebla se salva

Cuando explotó en Estados Unidos el escándalo de los motores diésel manipulados de Volkswagen, todos invariablemente volteamos a ver de qué tamaño iba a ser el cráter que iba a provocar en Puebla. Con seis décadas en el país, esta planta mexicana exporta 45 por ciento de su producción ni más ni menos que al mercado donde ha caído en descrédito.

La megacrisis que ahora enfrenta la armadora alemana le ha pegado de manera poderosa al valor de la compañía, a las ventas futuras y, además de todo, tendrá que hacer un guardadito para la megamulta que se está cocinando en los juzgados estadunidenses.

La cifra rondaría los 18 mil millones de dólares, más lo que se sume por país con clientes afectados. En el caso de México, ya la Profeco anunció esta semana que la multa local por 32 mil autos "modificados"
pueden sumar 118 mil 400 millones de pesos.

Con todos esos ingredientes, podríamos haber esperado una tormenta perfecta en la unidad poblana de VW. Sin embargo, los directivos de Volkswagen dieron una señal clara: las inversiones para nuestro país en el periodo 2014-2018 no se verán afectadas por los recortes previstos para capotear el escándalo.

El monto no es menor, son 4 mil millones de dólares, que incluyen dos anuncios muy promocionados desde hace meses: la planta de Audi en San José Chiapa (Puebla) y la fabricación de la Tiguan, que incluye una ampliación de la planta de VW.

Matthias Müller, el director general del grupo, dio la cara esta semana al anunciar lo que todos esperaban: una revisión con lupa de todas las inversiones y una ola de despidos a escala global. Los primeros en quedar en stand by han sido proyectos en España, Brasil y Argentina.

Pero parece que a la hora de cortar, frenaron su tijera en la nación que les puede ayudar a salir adelante, en el país que les garantiza una manufactura a un costo adecuado para buscar reconquistar en un tiempo más al mayor mercado del planeta.

La noticia es una bocanada de aire fresco para el estado (y para el gobernador Rafael Moreno Valle). Buena parte de los ingresos de la entidad depende de la armadora alemana, que da empleo directo e indirecto a más de 78 mil personas.

Los mismos números de producción de VW Puebla no están inmutables, ya que el mes pasado cayó 30 por ciento su exportación.

Pero aun con esas cifras, un suspiro de alivio llega desde ese lugar donde esperábamos ver un cráter.


barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson