Nada personal, solo negocios

Los "Papeles de Panamá", ¿y para cuándo los de Delaware o Suiza?

La portada del semanario satírico Charlie Hebdo usó el recuerdo de su propia tragedia para burlarse de los Papeles de Panamá: “Je suis Panamá”, estaba escrito en carteles portados por personajes que parecen de alta sociedad. El título también es juguetón: Terrorismo fiscal.

Creo que más allá de este dantesco escándalo de los Papeles de Panamá que vivían dentro del despacho de Mossack Fonseca, hay un tema de doble moral.

“Mientras EU y los países centrales quieren un mundo más transparente hay un doble estándar. Un ejemplo que muestra es Delaware y el dinero de las operaciones con compañías offshore termina en bienes raíces de lujo —de decenas de millones de dólares— en Miami, NY, Los Ángeles o Washington, donde es imposible poder determinar quién es el beneficiario final de estas propiedades”, dice desde Miami Gonzalo Vila, director de América Latina de la Asociación de Especialistas Certificados en Delitos Financieros.

Delaware es un estado con características similares a un paraíso fiscal, ¿por qué? Porque cuenta con una mayor flexibilidad legislativa alrededor de la creación de negocios. Amazon, por ejemplo, está constituida en Delaware. El GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional) creado por el G-7 para luchar contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo, creó una lista de países y territorios no cooperativos que comprende 43 países y otros destinos como Delaware en EU y a Gibraltar, entre otros.

“Creo que Panamá y otras jurisdicciones más pequeñas son más vulnerables a ser castigadas que los grandes centros financieros como Suiza, Hong Kong y enviar un mensaje, incluso sin saber cómo van a quedar situaciones especiales como Delaware y tantos territorios de la corona británica”, abunda Vila, “EU le va a tener que responder sobre este Talón de Aquiles (Delaware) a la próxima visita del GAFI, por el que está sumamente expuesto”.

Y a pesar de su nombre tropical los paraísos fiscales, según muestra el Tax Justice Network (coalición de investigadores y activistas que realiza análisis sobre asuntos fiscales internacionales, regulación impositiva y el rol de los impuestos en la sociedad), ya no se puede decir que se trata de islas del Caribe, sino cada vez más en economías como Suiza, Honk Kong, EU, Singapur, Luxemburgo, Líbano o Alemania.

Este organismo estima que entre 21 y 32 billones de dólares (de los nuestros, millones de millones) se encuentran en jurisdicciones de alto secretismo o paraísos fiscales. ¿Cuánto es este numerote? Ni más ni menos que entre 24 y 32 por ciento del total de las inversiones mundiales. “Se estima que el movimiento ilegal de fondos es de entre 1 y 2 billones de dólares al año”, explica Vila.

Los Papeles de Panamá podrían ser solo una ‘probadita’ de un negocio que se basa más en la doble moral que en la planificación tributaria de una empresa o de una persona.

 

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson