Nada personal, solo negocios

Mikel Arriola, el otro, el asesor personal de Bill Gates

Tiene 15 minutos para exponer, porque si él le hace una sola pregunta se acabará el tiempo de su presentación”. Con esta alerta del staff de Bill Gates, Mikel Arriola viajó hasta Seattle hace unos meses para explicarle cómo había logrado que México fuera una agencia que valida vacunas y genéricos en tiempo récord.

“Creo que el equipo de Gates tenía un temor reverencial por su jefe. Esos 15 minutos se convirtieron en una hora y media donde hablamos sin parar”, cuenta Arriola, en aquel momento a cargo de la Cofepris, hoy director del IMSS.

¿Para qué quería conocer el hombre más rico del mundo a un funcionario mexicano? Necesitaba que le ayudara a replicar en África el modelo de homologaciones sanitarias y registros que Arriola comenzó en México, y que extendió al Caribe, Centroamérica y a todos los miembros de la Alianza del Pacífico.

Las vacunas y los genéricos ya aprobados por la FDA en EU o la Emea de la Unión Europea, antes del plan de Arriola, pasaban años dentro de Cofepris hasta que eran ‘reaprobadas’. “No se le sumaba ningún valor, no tenía sentido”, afirma.

¿Qué datos mostró en la Fundación Bill & Melinda Gates? Que bajaron los tiempos y los costos de estos productos primero en México y luego en toda la región. “Hoy los genéricos nos permiten un ahorro de 90% en medicinas y hasta en El Salvador consiguieron bajar en 70% su gasto gracias a nuestro aval”, agrega.

Hoy México es de los 30 países autorizados para producir y vender vacunas y la exportación de su propia producción de genéricos creció en 30%.

Gates quiere que Arriola replique su modelo en los 35 países de África donde no puede ingresar (sin caer en laberintos burocráticos y corruptos) con las vacunas que distribuye. Gates invierte cada año 500 mdd en vacunas (es el mayor comprador después de la OMS) y con su plan logró salvar a 4 millones de niños africanos. “Pero si logramos la homologación y que países como Senegal dejen entrar vacunas y genéricos ya aprobados, este proyecto tendrá un crecimiento geométrico”, añade Arriola.

De aquella junta en Seattle salió con el compromiso de hacer un paper sobre cómo fue el proceso que siguió la Cofepris para replicarlo en África.

Bill Gates le asignó un editor para su redacción, y este año se publicará en dos medios de alto nivel: la revista The Lancet, la más prestigiosa del mundo en medicina, y en The Economist.

El título de este trabajo de Arriola y Gates resume un avance que tal vez pasó inadvertido en el país, pero que logró que hasta el hombre más rico del mundo volteara a copiarlo: Optimized Medical Product Regulation: A win-win for public and economic health —The Mexican Experience (Fiscalización optimizada de productos médicos: una ganancia doble para la población y la salud económica —la experiencia mexicana).

 

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson