Nada personal, solo negocios

México y su campo están seguros

¿En qué se parece México a Costa Rica, Malasia, Polonia, Eslovaquia y Turquía? Sin duda, todas son naciones con increíbles recursos naturales, con tierras fértiles y con vocación agrícola muy apegada a la tierra y sus frutos. Es algo que refleja el Índice de Seguridad Alimentaria 2016 realizado por la Unidad de Inteligencia de The Economist.

Se trata del principal estudio mundial del entorno de producción de alimentos, ya sea para consumo propio o de exportación, de 113 países que elabora este think tank con el apoyo de Dupont.

Para este año traza interesantes puntos para México: uno es que (a pesar de que la economía está en el top 15 global), en cuanto a seguridad alimentaria, vamos muy rezagados: en el lugar 39 de 113.

¿Eso es bueno o malo? Depende. El estudio refleja la capacidad de esos mercados para producir alimentos y de la infraestructura para transportarlos, ya sea a los centros de consumo internos o del exterior.

Por eso digo que eso es relativo. México es un mercado emergente que figura entre las principales economías globales.

En cambio, países como Costa Rica, Chile o Uruguay tienen economías muy pequeñas pero son muy productivas. En este cruce de datos, conviene recordar que el año pasado México tuvo exportaciones agroindustriales récord, constituyéndose como uno de los graneros del mundo en cuanto a producción. Así, lo que el EIU lee en cuanto a la seguridad alimentaria, es que México mejoró dos posiciones en un año, con un score general de 68.1 puntos sobre 100.

Entre las fortalezas de la seguridad alimentaria de México se observa una plena presencia de programas al respecto y estándares nutricionales a escala nacional. El país está blindado contra la volatilidad de la producción agrícola, tiene fortaleza para recuperarse de pérdidas de alimentos (como en el caso de desastres naturales), hay acceso a financiamiento para productores y en general hay un aceptable acceso a los alimentos.

En cuanto a las debilidades, en realidad el EIU apenas menciona el ingreso per cápita, que es de 11 mil 800 dólares anuales, una media muy por arriba del promedio observado en la mayoría de los países emergentes. La luz roja es en temas como la corrupción y las tarifas de importación a productos alimentarios.

Estos serán algunos de los puntos que pasarán revista en la próxima edición de Milenio Foros, dedicado a la agricultura, con la presencia del titular de la Sagarpa, José Calzada Rovirosa, y expertos del Imco, DuPont, Confederación Nacional de Propietarios Rurales y productores independientes. Esto será el 5 de julio y se va a poner muy sabroso.

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson