Nada personal, solo negocios

México le quedará chico a Bridgestone

Decir que el boom automotriz va sobre ruedas puede sonar a cliché.

Pero en estricto sentido de negocios, todo lo que ocurre en el mundo de las armadoras, todos los nuevos modelos que se van a producir en el mercado mexicano van a necesitar de —cliché mediante— ¡llantas!

“Estamos en un momento muy especial, de un crecimiento espectacular de la industria. El año pasado cerramos con 3 millones y medio de autos fabricados en el país y se espera que para 2020 lleguemos a los 5 millones de unidades”, dice Daniel Benvenuti, presidente y director general de Bridgestone México y Centroamérica. Ellos anunciaron hace unos meses una inversión de 40 mdd para su planta de Cuernavaca. Los recursos son para un producto en específico (la llanta Run Flat), pero posiblemente se queden cortos de producción total de piezas de cara a la enorme ola de producción automotriz que arrancará en los próximos dos años.

Hoy por hoy, 80 por ciento de lo que exporta la firma lo hace montado en los vehículos que el país vende en el exterior.

“Estamos justamente ahora proyectando cómo vamos a ir creciendo con la industria y con los clientes”, abunda el ejecutivo argentino. Cada uno de los productos de la marca lleva un desarrollo, pruebas y homologaciones que le demandan en promedio unos dos años. Justo el tiempo en el que se espera que las nuevas plantas (como Audi, Mercedes Benz, Kia) tardarán en sacar sus primeras unidades made in México.

Si bien hoy con la participación de mercado que tienen y el volumen actual logran suplir la demanda, para llegar a las nuevas metas de producción deberán hacer “cuantiosas inversiones”. Y si bien Benvenuti no quiso dar más detalles, lo que sí es cierto es que estarían evaluando la posibilidad de montar una nueva planta. “En este momento se está discutiendo donde es el mejor lugar en América para emplazar inversiones. El año que viene estaremos en condiciones de hacer algunos anuncios”, añade el directivo.

Y si bien México compite con otros destinos de Centro y Sudamérica para una ampliación en la producción de la marca, lo cierto es que ningún otro destino dentro de la región tiene el volumen de inversiones automotrices que las que acumuló el país en los últimos 12 meses.

Por lo pronto, la competencia ya levantó la mano y Goodyear invierte 500 mdd para una planta en San Luis Potosí y está cada vez más fuerte el rumor de la instalación de Michelin en este corredor industrial.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson