Nada personal, solo negocios

México, el paraíso de los Mini

Tenemos en México la relación entre venta de Mini versus BMW más alta del mundo”, suelta Helder Boavida, CEO de BMW de México.

¿Cómo es esta fórmula? Es la relación entre Mini vendidos y otros modelos de la armadora alemana. Por ejemplo, el año pasado vendieron unos 10 mil 500 BMW y 4 mil 400 Mini. “El promedio sería unos 2 mil Mini por cada 10 mil BMW… México es un caso de estudio para la marca”, agrega Boavida.

De hecho, en los primeros meses de 2014, Mini fue la marca de mayor crecimiento de toda la industria, con un aumento de 40 por ciento.

Si bien se trata de una de las marcas de lujo más dinámicas —con un promedio de crecimiento global de 25 por ciento—, nada como el mercado mexicano. “Somos un mercado muy, importante para Mini, el top 1 del mundo”, agrega el ejecutivo portugués.

Este ha sido en realidad un primer semestre muy positivo para la venta de automóviles. El mercado total creció 21 por ciento y el premium (donde está Mini) 15 por ciento.

“Creo que una de las principales razones del crecimiento fue la decisión del gobierno de bloquear el ingreso de autos usados importados, eso influenciaba mucho la dinámica del negocio interno”, agrega el ejecutivo.

Lo cierto es que BMW también ha tenido números positivos (creció 19 por ciento) en el primer semestre de 2015 y eso va de la mano con su plan de renovación de concesionarias. Están remodelando tres en el DF, otra en Guadalajara y comienzan con las mejoras en Monterrey. El costo de las actualizaciones va de 15 a 80 millones de pesos.

Con un arranque en ventas muy alentador, la expectativa de BMW es cerrar con un crecimiento similar a los primeros seis meses del año o incluso más, porque se espera que el segmento de lujo crezca más que el mercado.

En paralelo, ya comenzó en San Luis Potosí la capacitación a los primeros empleados de BMW en el estado. Son 30 ingenieros locales que arrancan un entrenamiento de tres años que los dejará con un puesto fijo en la futura terminal que comienza a construirse a fines de este año. En ese lapso serán mil 500 los empleados entrenados en México y en Alemania que formarán parte de su planta número 30.

El acuerdo para formar a la gente de BMW es con la universidad Autónoma de SLP. “Vamos a tener centenas de personas en capacitación, porque la plantilla final es de mil 500”, afirma Boavida, reiterando que México se ha vuelto no solo un mercado interesante para la fabricación y exportación de sus modelos, sino que en un ‘caso de estudio’ para su Mini.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson