Nada personal, solo negocios

México exporta a Colombia casas de 6 mil dólares

Es bueno encontrar historias que sean una bocanada de aire fresco en medio de la tormenta. Por eso que vale la pena voltear a ver a una empresa que empezó como ONG, pero que hoy es un negocio con marcadas raíces sociales: Échale a tu casa.

En 1997 arrancaron reconstruyendo viviendas en zonas precarias en el sur del país, tras el paso del huracán Nora. Luego entendieron que la mejor manera de hacer espacios más sólidos no era con viviendas prefabricadas, sino con casas de cemento, varilla y bloques de adobe desarrollados por ellos (Adoblocks). “Comenzamos llevando la máquina y capacitábamos a la gente para construir, pero entendimos que faltaban otras cosas, como la integración social, coordinación con la comunidad, apoyo en finanzas”, explica Francesco Piazzesi, fundador de la empresa.

Para hacer virtuoso el emprendimiento, crearon ‘franquicias sociales’ donde la gente aprende a producir el material, tienen talleres de organización, de construcción y hasta los asesoran en cómo ahorrar para acceder a la casa. “Les pagamos a quienes construyen su casa no solo un sueldo, también obtienen una habilidad, un oficio”, agrega Piazzesi. Cada constructor gana entre 18 y 20 dólares al día. La gente tiene que ahorrar 10% del valor de la vivienda y después acceden a un crédito y generalmente también un subsidio del gobierno.

“Hasta ahora hemos construido 30 mil viviendas y mejorado otras 150 mil en unas mil comunidades”, dice el ejecutivo. Pero esto es apenas 1% de las necesidades del país. Se calcula que el déficit de vivienda es de 9 millones. De este total, unas 3 millones van a ser atendidas por Infonavit, Fovissste o particulares. “Los otros 6 millones son para lo que se conoce como población abierta, población no atendida que es el mercado que necesitamos servir”, explica Francesco. Estas viviendas oscilan entre los 6 mil dólares y se pagan en 3 años. Este año entregarán 3 mil 500 viviendas.

El esquema de negocio de Échale a tu casa, que ha ganado varios premios internacionales, se exportará a Colombia, donde operará a partir del mes que viene. Allí el déficit también es alto, de unos 2 millones de viviendas.

Esta es una exportación mexicana no tradicional y con un impacto más poderoso que el de solo hacer negocios.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson