Nada personal, solo negocios

México y los buenos (nuevos) números de Ford

Ayer Ford salió a dar resultados como hacía mucho tiempo que nos los daba: con crecimiento de triple dígito. En su último informe trimestral, sus ganancias sumaron mil 900 millones de dólares, 129 por ciento más que el mismo trimestre del año pasado.

Según reza formalmente el documento a inversionistas, esto es “gracias a las fuertes ventas en Norteamérica y la mejora de resultados en Europa y Sudamérica”.

Pero, ¿cuán importante es México en estos resultados?

“Mucho, porque aquí fabricamos 400 mil autos y 600 mil motores al año para EU. Contribuimos con 14 por ciento del volumen de autos y 18 por ciento del volumen de motores de Norteamérica”, dice Gabriel López, presidente y CEO de Ford Motor Company para México. Un dato: 15 por ciento de todo el material que se utiliza para fabricar los coches de Norteamérica de la marca es mexicano.

Crecer tanto este año también es un reflejo de una caída fuerte el año pasado, donde Wall Street castigó a la armadora por sus resultados poco halagüeños. En parte, la explicación de Ford es que 2014 los encontró en pleno proceso de reemplazo de su modelo vedete, el de los mayores beneficios: la pick up Lobo.

“En el caso de México, en lo que va del año tenemos un crecimiento de 14 por ciento versus 20 por ciento del mercado. Hemos perdido dos puntos porcentuales año con año”, abunda López.

¿Cómo esperan aprovechar este impulso del sector donde se espera un récord de ventas de 1.3 millones de autos? Por un lado enfocarán el último trimestre del año a la llegada de su modelo Figo (un auto para competir con March y Aveo) y a nuevas líneas de financiamiento. Vía Ford Crédit estarán lanzando un plan de financiamiento para clientes que no puedan comprobar sus ingresos, pero que sí tienen capacidad de pago. La intención es debutar con el Figo (su auto más barato) para luego sumar el resto del portafolio. La idea es crecer su participación de mercado que aún se mantiene en 6.7 por ciento.

Y otro de los cambios está ocurriendo en la red de distribuidores. Como lo hicieran hace unos años Nissan o GM, están ajustando y reestructurando su cadena, compuesta fundamentalmente por pequeños negocios familiares. “El México de hoy es distinto al de hace 20 años, los márgenes ya no son los mismos ni tampoco los intereses de los herederos de los fundadores de esas concesionarias”, explica López. En medio del reemplazo de algunas filiales por nuevos empresarios con mayor interés y foco en este negocio. “Con esto esperamos mejorar de manera sensible y mejorar el espacio perdido en el cuarto trimestre de este año y en el primero del próximo”, agrega el CEO.

 

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson