Nada personal, solo negocios

“México sigue siendo atractivo, a pesar del precio del petróleo”

La frase no la digo yo, sino que la suelta desde Riad (Arabia Saudita) Aldo Flores-Quiroga, secretario general del Foro Internacional de Energía (IEF, por su sigla en inglés).

En ese foro, que preside el mexicano, están los ministros de Energía de 89 países productores y consumidores de petróleo y gas natural. El IEF incluye también a la Organización de Países Exportadores de Petróleo y la Agencia Internacional de Energía. El organismo representa ni más ni menos que a casi 90 por ciento del mercado energético global.

¿Los bajos precios del petróleo son una mala coyuntura para la Ronda Uno y el inicio de la reforma energética?, le pregunté. “El país sigue siendo un destino muy atractivo para el sector energético. Los inversionistas serios que piensan a largo plazo no reaccionan a este tipo de coyunturas. La Ronda Uno bien planteada va a traer empresas grandes, que puedan competir más y en ese nivel de precios”, afirmó.

Lo que hacía atractivo a México antes del desplome del precio del crudo no ha cambiado: los recursos probados, la proximidad a los mercados más grandes, una economía estable y un sector manufacturero sólido que puede apoyar a una industria doméstica petrolera.

“México es mucho menos dependiente del petróleo que hace 20 años y es menos vulnerable que antes a este tipo de caídas. Ya no es una economía petrolizada”, agrega Flores-Quiroga.

Hay dos beneficios de la caída del petróleo que revelan desde el IEF: los precios bajos ayudarán a la economía de Estados Unidos en su recuperación, al aumentar la demanda de bienes que se cubren con manufactura mexicana, y abren la posibilidad de eliminar subsidios energéticos y algunas ineficiencias en el gasto público local.

“El país sigue siendo el lugar más atractivo para invertir en el sector petróleo mundial, pero su atractivo depende de que las políticas públicas sean competitivas, consistentes y transparentes.”

Con ese dato de Flores-Quiroga, hoy los grandes grupos energéticos miran mucho más cuestiones de seguridad jurídica que la mera cotización del día del crudo antes de decidir su inversión en el país.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson