Nada personal, solo negocios

Los MOU y otras palabritas que deberemos aprender

Una de las consecuencias que ha traído el monopolio en la exploración, producción y distribución de energéticos es nuestro poco “mundo” en cuanto a la cultura de negocios en este rubro. Claro, si Pemex nos ha resuelto la vida por buena parte del siglo XX y lo que va del XXI, no teníamos por qué saber que la mayor empresa de la India se llama ONGC Videsh y que factura menos de 30 mil mdd.

Quizá Petronas sea más conocida (¿no se trata de una de las principales anunciantes en las carreras de Fórmula 1, que regresarán a México?). Y de YPF, la firma argentina donde Pemex y Carlos Slim se han topado en diversas circunstancias...

Por otro lado, está BHP Billiton: firma anglo-australiana que en 2013 facturó casi 66 mil mdd no solo por sus negocios en petróleo y gas, sino en minería (oro, plata y uranio).

En el reciente Congreso Internacional de Compañías Petroleras, en Cancún, algunas de estas empresas anunciaron que comenzarán a trabajar con Pemex en estudios, análisis y proyectos para desarrollar exploración, producción y demás procesos en la cadena de los energéticos. Estas empresas y Pemex han firmado diversos acuerdos de entendimiento (MOU, por su sigla en inglés).

Se trata de alinear intenciones para avanzar en el interés común de hacer negocios a partir de la nueva reforma energética.

De estas empresas, quizá la que tiene más experiencia en nuestra región es BHP, que ya tiene una historia muy conocida en exploración y producción en aguas profundas del Golfo de México, aunque para EU.

Según un análisis de LN Investors, una firma de inversiones, los australianos tienen el ojo puesto en la región de Perdido, donde hay un enorme potencial en hidrocarburos.

Según el MOU firmado entre BHP y Pemex, las dos empresas no solo buscan compartir información, sino sentar las bases para crear un modelo de sociedad formal para desarrollos en aguas profundas.

En Perdido hay mucho por encontrar. Es una zona donde los cálculos dicen que reposan por lo menos 10 mil millones de barriles de petróleo equivalente y, según diversos estudios, podrían ser hasta 30 mil millones.

La cultura de negocios energéticos comienza a despegar.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson