Nada personal, solo negocios

Luis Videgaray, ¿el mejor CEO petrolero del mundo?

Muy pocos países petroleros aplican coberturas a su producción. Ninguno en Latinoamérica ni Europa. Solo algunos países de Oriente Medio usan sus fondos soberanos para reunir recursos en épocas de vacas gordas a fin de utilizarlos en periodos de vacas flacas.

"México este año fue el país del mundo que mejor se protegió contra los precios del petróleo", me dice desde Londres Javier Blas, corresponsal jefe de Bloomberg News. En diciembre, pesos más, pesos menos, el gobierno mexicano cobrará casi 6 mil 700 millones de dólares por una cobertura por la que pagó 773 mdd.

A ver, la noticia no es buena porque refleja que el barril del petróleo estuvo en los suelos, afectando los ingresos por este rubro. La cobertura aplicó desde el 1 de diciembre del año pasado y hasta el 30 de este mes, y cubrió 228 millones de barriles de petróleo a 76.40 dólares, cuando el promedio en el año fue de 46.61 dólares por barril. En ese diferencial se sumaron los miles de millones de dólares que se anunciaron ayer. "Creo que todos los países petroleros deberían aprender de México, de cómo ha sido pionero de la protección financiera ante los vaivenes del precio internacional", agrega Blas.

Si bien este año se batieron todos los récords, esta no es la primera vez que un seguro protege la producción nacional. Las anteriores coberturas memorables fueron en 1991 (en plena Guerra del Golfo, cuando el barril también rondó los 40 dólares), en 1993 (ante una sobreproducción global), en 2009 (por la crisis financiera global) y este año.

Esas coberturas no son una "ganancia", sino más bien un "colchón", porque le dan al país un año más para ajustarse a los avatares del precio del crudo. "La cobertura le da margen de maniobra, pero si los precios siguen bajando sí tendrán que hacer un ajuste", agrega Blas.

Las coberturas para 2016 (que empiezan el 1 de diciembre) están calculadas en 49 dólares.

¿Por qué digo que Videgaray es el mejor CEO? Primero, porque es el responsable de ese proyecto financiero; porque tuvo la muñeca política para conseguir invertir 773 mdd en un seguro cuando ese dinero se puede aplicar a otros gastos; porque supo aprovechar el know how de PMI y de Banco de México (Agustín Carstens es un especialista en este tema y ya lo hizo como secretario de Hacienda) para armar un paquete muy sólido de cobertura; porque en vez de hacerlo con dos o tres bancos, firmó la cobertura con ocho instituciones financieras, para diluir el riesgo (tras las caídas de 2008) y porque pidió al país (que podríamos compararlo con una empresa) un adelanto de 773 mdd y en 12 meses multiplicó nueve veces ese dinero.

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson