Nada personal, solo negocios

Para Kansas City la modernidad llegará en tren

Después del anuncio del presidente Peña Nieto sobre la inversión en infraestructura ferroviaria no hemos sabido mucho más de este sector.

Pero lo cierto es que “el tren ya está en marcha”. Así me lo aseguró José Guillermo Zozaya, presidente y representante ejecutivo de Kansas City Southern de México (KCSM). Con una red de 4 mil 251 km. de vías, la compañía representa solo 20% del sistema ferroviario mexicano y 30% del total de la carga ferroviaria del país.

“Lo que vamos a ver es un México convertido en hub logístico ya no de Norteamérica, sino global y el país será mucho más eficiente y competitivo de lo que hoy ya somos”, explicaba el ejecutivo.

Entre las obras —específicamente para trenes de carga— que ya se están ejecutando dentro de ese plan maestro, están los libramientos ferroviarios de Celaya y Manzanillo, dos obras que involucran y benefician zonas con mucha inversión, sobre todo en el sector automotriz. Otra obra (que favorece a Kansas City que tiene la concesión de esa ruta) es el puente internacional Brownsville-Matamoros.

El anuncio del gobierno de impulsar el ferrocarril tanto para pasajeros como para carga, “es un factor muy importante del que poco se habla: es dar un efecto de modernidad de México como país, lo que también ayuda a la atracción de inversiones”, agrega.

KCSM no está interesada en participar en ninguna licitación de trenes de pasajeros; eso sí, el trazado de algunos tramos de trenes de pasajeros irían paralelos a sus vías o sobre el derecho a vías que tiene la empresa en su concesión.

Para el año que viene, la firma (que se reparte el mapa de trenes en el país con Ferromex) promete una inversión de 145 mdd para México que se aplicarán a la mejora de “tramos que ya tenemos para aumentar el tonelaje y la velocidad en ciertas zonas”. Otro de los destinos de estos dólares será el puerto de Lázaro Cárdenas para acompañar las inversiones que está haciendo el gobierno federal para modernizar esta terminal.

Sin dar cifras, Kansas espera un crecimiento para el próximo año de dos dígitos. “El 2014 se ve con mucho optimismo y el 2015 se ve con mucho más todavía. Los contratos nos hacen presuponer que tendremos buenos años por delante”.

 

barbara.anderson@milenio.com o Twitter: @ba_anderson